Habitar un cuerpo de mujer y decidir sobre él

Escrito por la Corporación Liberi psicosocial y Periódico Mi Comuna 2

Ser mujer, habitar un cuerpo de mujer, nos implica preguntas sobre nuestras vivencias personales y sobre los diferentes contextos que influyen esas experiencias. Aunque en nuestra infinita diversidad sentimos y vivimos diferente, a menudo conectamos con otras, compartimos saberes, preguntas y sentires marcados por lo que en nuestra sociedad espera que constituya el ser mujer, ¿Qué pasa cuando el deseo de ser madres no encaja en las formas como culturalmente se espera que habitemos nuestro cuerpo?

Sobre nuestro cuerpo cargamos con muchas expectativas basadas en un sistema de creencias que impone parámetros para definir cuán ‘exitosas’ somos, cosificando nuestro ser y llevándonos a la irremediable frustración resultado de los cánones de belleza, de las ideas románticas del amor y de la maternidad, de la exigencia de productividad, tanto en el mundo laboral  como en la vida doméstica, y de la coartación de nuestra sexualidad y de nuestras decisiones.

Como medio de comunicación comunitaria reconocemos la importancia de cuestionar estos parámetros culturales y el valor individual que tiene cada mujer para elegir sobre su cuerpo. Por ello, y a propósito de las últimas noticias que nos hablan del aborto legal en Colombia queremos compartir ideas que se tejen entre varias mujeres y que aportan elementos para reflexiones individuales y colectivas que tienen en cuenta nuestro Derecho a la Salud, a la Vida Digna  y sobre todo a ejercer soberanía sobre nuestro territorio más primigenio: el cuerpo.

Cuando decidimos escribir a varias manos, y hacernos preguntas sobre el aborto, reconocimos de inmediato haber escuchado en nuestras casas, en el barrio, en el trabajo, en el colegio, en la universidad e incluso de la boca de personajes públicos y representantes religiosos, ideas desinformadas basadas en el prejuicio que ubica al aborto como una puerta al libertinaje, argumentando desde creencias individuales y olvidándose de preguntas importantes: ¿Cómo es la experiencia del aborto? ¿Cuantas implicaciones puede haber tras una decisión como esa? ¿ En qué condiciones se han realizado los abortos en Colombia? ¿Qué riesgos tiene un aborto clandestino? ¿Cuáles son las consecuencias (físicas, emocionales, económicas, sociales) que asumen las mujeres cuando deciden abortar y cómo las enfrentan? ¿ Que significa socialmente habitar un cuerpo de mujer?.

Justamente cuestionarnos e imaginar las múltiples respuestas que pueden dar otras mujeres según sus condiciones económicas, sus creencias, sus experiencias vitales, su nivel de acceso a la salud y a la educación, entre muchas otras características que determinan nuestra forma de ver el mundo, nos lleva a construir y movilizarnos alrededor de reivindicar nuestros derechos. 

Esta misma motivación nos lleva a invitar a quienes nos leen a hacerse estas y muchas otras preguntas  y a ubicar sus respuestas desde la empatía y el reconocimiento de la diversidad, poniendo en primer lugar el Derecho a la Salud y a la Vida Digna de las mujeres colombianas. Nosotras nos hicimos estas preguntas y queremos compartirles algunas de las razones por las que pensamos que es importante la legalización del aborto en Colombia desde diferentes voces.

  • Porque contribuye al logro de la igualdad en el acceso a las oportunidades. Que miles de niñas puedan elegir sobre su cuerpo  y no deban enfrentar maternidades no planeadas, que muchas veces son impuestas o producto de relaciones abusivas  que imponen barreras en su acceso a información y formas de planificación. (Andrea – Psicóloga) 
  • Los abortos clandestinos implican riesgos importantes para la vida y la salud de las mujeres. La legalización es importante porque permite la regularización y realización de prácticas médicas responsables. ( Eliana – Psicóloga )
  • Ser madre en Colombia no es fácil. Colombia es un país que no garantiza que las mujeres podamos tener maternidades “Sanas” debido a que en la mayoría de los casos somos nosotras quienes debemos asumir la responsabilidad de garantizar un bienestar y una vida digna a nuestros hijos, ya que los índices de abandono paterno son altísimos, siendo más las madres solteras cabezas de hogar,  quienes debemos seguir en casa al cuidado de los hijos, pero además moliéndonos el lomo para un bocado de comida. Colombia es un país que no proporciona las oportunidades necesarias para que las mujeres podamos cumplir con todas las obligaciones que requiere el cuidado de los hijos, por que existe una sobrecarga de trabajo fuera y dentro de nuestros hogares y dicha carga, muchas mujeres no están dispuestas a asumirla y debe ser respetable ¿Por qué? Colombia es un país con una de las mayores tasas de desempleo, pobreza y precariedad donde los niños mueren de hambre y viven en la desnutrición porque las condiciones sociales y económicas son tan paupérrimas y tan grande la brecha de la desigualdad, que no hay ganas, ni modo (monetario) para traer hijos a este país. Colombia no es un país que garantice la protección de las mujeres en la sociedad, pues la violación de nuestros derechos, como la vida, se ven constantemente vulnerados, el respeto a nuestra integridad física y mental se ve maltratado cada que se conoce un caso de feminicidio, violación o abuso sexual pero “Somos las mujeres las que nos lo buscamos”, donde practicarse un aborto de forma clandestina e insegura es poner en riesgo la propia vida y el señalamiento, ser juzgada por una sociedad goda, conservadora y por una elite llena de privilegios.  Por todo esto y más ¡la maternidad será deseada o no será, porque nuestro bienestar social y mental también es importante!. (Dayana- licenciada en ciencias sociales y madre soltera)
  • El derecho al aborto no solo nos da la posibilidad de elegir tener una maternidad deseada sino que también busca dignificar nuestras vidas, al poder acceder a esa parte de la médica reproductiva que había Sido obstaculizada y limitada por la norma, situación que atentaba contra la vida de las mujeres  al no permitirles acceder a procedimientos seguros. Con la despenalización del aborto lo que se busca es disminuir el número de muertes de mujeres. Este logro debe ir ahora acompañado de la lucha para  poder llegar a todos los rincones del país y asegurarle procedimientos  seguros a todas las Colombianas. (Natalia – Trabajadora Social)

En Conmemoración al Día Internacional por los Derechos de las Mujeres y las niñas, reivindicamos nuestro derecho a decidir, a tener una vida digna y en libertad. Rememoramos a las mujeres y las luchas feministas que han emprendido para alcanzar un mundo justo y seguro para todas; mantenemos la luz encendida por las que han sido apagadas por las violencias y seguimos con nuestras voces en alto por este caminar.

Escrito por la Corporación Liberi psicosocial y Periódico Mi Comuna 2

EN VIDEO

Habitar un cuerpo de mujer

Articulo relacionado

Telecentro Pablo VI

El Telecentro Pablo VI facilita el acceso a la información, la formación, el empleo, el …

Comentar este artículo

Para que estemos más cerca
¡suscríbete!
Actualizaremos nuestra información en tú correo electrónico y WhatsApp
Para que estemos más cerca
¡suscríbete!
Actualizaremos nuestra información en tú correo electrónico y WhatsApp
Este sitio utiliza cookies. Al continuar utilizando esta web, aceptas su uso. Para obtener más información, incluido cómo controlar las cookies, consulta aquí:
Este sitio utiliza cookies. Al continuar utilizando esta web, aceptas su uso. Para obtener más información, incluido cómo controlar las cookies, consulta aquí: