Ilustración creada por Leny Jaramillo

Mujeres y el arte del contar

Scheherazade: guardiana de la oralidad

 

Escrito por Cineclub BibliosKiné

Hoy en día todos damos por sentado el hecho de que podemos crear una película, un guion, un libro, o simplemente tenemos el poder de contar una historia. Pero no siempre fue así.

Desde el principio de los tiempos la humanidad ha estado rodeada de inspiración y arte, siempre hemos sido adoradores de esto, pero como suele suceder cuando adoramos algo en extremo, terminamos arrebatando esto a ciertas personas.

Existió una época donde el arte de contar historias era una cuestión donde solo algunos privilegiados tenían el poder de narrar todo aquello que pasaba en el universo, lo contaban a su gusto e interés, narraban sus festividades, alegrías y sus batallas. El Arte solo les pertenecía a ellos: la pintura, la escritura, la ciencia, la arquitectura, la música; pero ante todo sentían que eran los únicos en tener la potestad de la sublime creación. El mundo estaba siendo pintado, contado por ellos, la historia de la humanidad estaba en sus manos.

Lo que desconocían dichos seres era que en las profundidades de lo místico y lo clandestino, existían fuerzas que transgredían lo que para ellos era una certeza. Estas fuerzas se resistían a ver el mundo desde la mirada de los privilegiados, batallaban en las noches desde las palabras para encontrar en sus profundidades el poder de crear nuevas sensibilidades y acercamientos a lo humano, otras formas de comprender la humanidad desde lo visceral, lo carnal y lo bello.

Dentro de estas fuerzas se destacó una mujer llamada Scheherazade encaminada a rescatar los llantos de aquellos que la historia privilegiada acallaba, negaba y escondía desde lo religioso, lo político y lo esotérico.

Scheherazade era un pequeña niña de un humilde pueblo cerca de Gurk, la gran ciudad, debido a esto siempre estuvo cerca de la literatura y el cine, pero no se conformaba solo con admirar o ser una musa, como todos esperaban, pues ella necesitaba contar historias, expresarle al mundo lo que tenía dentro.

Contra los deseos de su familia, los sacerdotes de Gurk y todos los demás, a medida a que Scheherazade crecía empezó a escribir poesía, que era lo más aceptable para una mujer en dicha época, ya que era un arte bello, estético y femenino. A pesar de que esto ya era un gran avance, ella no se iba a conformar solo con hacer algo aceptable para la sociedad, pues quería tener las mismas oportunidades que tradicionalmente han pertenecido a aquellos que claman cumplir con la voluntad de los dioses. Por esto decidió abandonar su pueblo y emprender un viaje, con el fin de escuchar historias de la gente, el voz a voz, quería ver qué tenían las personas para contar.

De estos viajes aprendió el arte de escribir, de cantar, de transmitir historias, y poco a poco se fue convirtiendo en la mejor narradora de historias del mundo, aunque seguía sin ser aceptada en la gran ciudad y en muchas ocasiones hasta perseguida.

Scheherazade, entre sus huidas, recorridos y al llevar las leyendas, las semblanzas y  los sentires de las gentes, ya tenía un respeto en los lugares a los que llegaba donde se congregaban multitudes para escucharla narrar, ver sus películas. En muchas ocasiones se congregaban incluso más que para las propias historias de los sacerdotes, por esto Kine (Dios del cine) y Biblos (Dios de la literatura) decidieron ascenderla y convertirla en la guardiana de la oralidad, quien se encarga de que se cuenten historias, que todos podamos expresar lo que sentimos, mostrarle al mundo que si admiramos algo debemos compartirlo, no tomar tanta belleza solo para nosotros.

Como Scheherazade hemos visto muchas mujeres que luchan por su lugar dentro del mundo artístico, tales como: Camila Lobo Guerrero, Martha Rodríguez, Vicky Hernández, Piedad Bonnett, Laura Restrepo, Mercedes Carranza. Es importante no olvidar la labor que estas mujeres hacen para mantener el legado de nuestra heroína.

Este artículo ficticio hace parte del exploratorio creativo del Cineclub BibliosKiné, si quieres conocer más sobre esta apuesta creativa, te invitamos a nuestro primer encuentro el 01 de Abril a las 6:00pm en la Casa para el Encuentro Eduardo Galeano.

 

 

 

 

 

 

 

Articulo relacionado

Telecentro Pablo VI

El Telecentro Pablo VI facilita el acceso a la información, la formación, el empleo, el …

Comentar este artículo

Para que estemos más cerca
¡suscríbete!
Actualizaremos nuestra información en tú correo electrónico y WhatsApp
Para que estemos más cerca
¡suscríbete!
Actualizaremos nuestra información en tú correo electrónico y WhatsApp
Este sitio utiliza cookies. Al continuar utilizando esta web, aceptas su uso. Para obtener más información, incluido cómo controlar las cookies, consulta aquí:
Este sitio utiliza cookies. Al continuar utilizando esta web, aceptas su uso. Para obtener más información, incluido cómo controlar las cookies, consulta aquí: