El disfrute del espacio público: un derecho de las mujeres y las niñas

Transitar las calles, ir a un parque o visitar un espacio de ocio en la Comuna 2Santa Cruz, es para muchas mujeres y niñas un problema al que se ven enfrentadas cada día. Esos lugares, son sinónimo de inseguridad, intranquilidad y miedo. Las mujeres prefieren no pasar por algunas calles, aunque estas les acorten el camino para llegar más rápido a su destino.

Yesica Giraldo tiene 24 años y vive en el barrio Villa del Socorro, comuna 2-Santa Cruz. Hace poco, debía visitar a las personas del Club de Vida Mi Dulce Hogar, quienes se reúnen en el callejón ubicado entre la iglesia San Martín de Porres y la Estación de Policía Santa Cruz. Para llegar hasta allá tenía dos rutas posibles desde su punto de partida; una con una ruta más corta, que le permitía en pocos minutos llegar al lugar y otra más larga en la que le tocaba caminar más.

Ella toma la ruta más corta y en la esquina de la cuadra, ve a un hombre mirándola y esperando que ella pase por su lado; ella sintió miedo y su cuerpo estremecer, simuló que contestaba su celular para distraer la situación que la incomodaba. Al pasar por el lado del hombre este se acercó a ella y le susurro mamacita, como viene de linda.

Su cuerpo se congeló, el corazón le latía con mucha fuerza y las piernas le temblaban, sentía mucha rabia mezclada con mucho miedo, ya no pensaba en un robo si no en que no había nadie a su alrededor y que este hombre podía violarla. Por suerte su cuerpo reaccionó y con un empujón (con una fuerza que ella no pensaba tener) logró soltarse del hombre, que además estaba muy drogado, podía notarlo en sus ojos y su forma lenta de hablar. Le gritó un insulto y subió las escaleras corriendo hasta el Club de Vida. Allí la recibieron algunas mujeres que de inmediato le preguntaron qué le había pasado porque la notaban muy pálida, ella les contó y salieron a buscar el joven, pero ya no estaba.

Para devolverse a su casa, la joven se cuestionó la ruta para devolverse y pensó tomar la más larga, porque seguía con miedo, pero notó que en el coliseo estaba entrenando un equipo y esto la tranquilizó y le dio el valor para tomar la misma ruta. Sin embargo, este callejón se volvió un lugar inseguro y temeroso para ella y no volvió a pasar por allí. Se convirtió para ella en un callejón vetado.

El Concejo de Seguridad Pública de las Mujeres registró que en el periodo comprendido entre mayo y julio de 2021 la zona Nororiental es la más afectada de la ciudad en términos de violencias contra las mujeres con 68 casos registrados en diferentes ámbitos de las violencias: feminicidios, abusos, violencia intrafamiliar, desaparecidas, explotación sexual.

Acciones en busca “Generación de Espacios Públicos Seguros para las Mujeres y las Niñas para garantizar su derecho a la Ciudad”.

Lo que algunas personas llaman “piropo”, las mujeres señalan que una de las tantas manifestaciones del acoso callejero y que al igual que muchas otras situaciones que se presentan en el espacio público, se configura como una problemática social que afecta a las mujeres y las niñas.

Algunas de las situaciones a las que se ven enfrentadas mujeres y niñas al hacer uso del espacio público son: basilar, silbar, comentarios de la ropa de las mujeres, miradas morbosas , chistes machistas, manoseos, persecuciones, arrinconamiento, insinuaciones sexuales, entre muchas otras prácticas, nos deben llevara reflexionar que hay líneas que no deben cruzarse y que las mujeres y las niñas merecemos unas vida libre de violencias, disfrutar del espacio público sin miedo y tener la libertad de transitar por el por cualquier sector de ciudad y sin estar en estado de alerta, cambiar rutas o recorridos y preferir caminar en compañía de otras personas.

La Secretaría de las Mujeres de Medellín, en respuesta a esta problemática, desde el 2015, se Implementa de un proyecto llamado Generación de Espacios Públicos Seguros para las Mujeres y las Niñas que tiene como objetivo: generar estrategias conjuntas entre organizaciones de la sociedad civil, colectivos y grupos de mujeres, entidades públicas y comunidad en general para prevenir el acoso y la violencia sexual en el espacio público.

Medellín desde el 2015 hace parte del proyecto de ONU Mujeres: Ciudades Seguras y desde entonces, se han venido implementando acciones preventivas para mejorar esta problemática de acoso y abuso que se presenta en el espacio público en contra de las mujeres y las niñas y que limita el uso y disfrute del mismo. Con este proyecto se espera sensibilizar, durante el 2021, a más de 5.200 personas y aportar para que el espacio público sea más seguro. Con una inversión de $562.284.000 millones de pesos; el proyecto busca durante este año en las comunas 1, 2, 3, 8 10 y 70 Corregimiento Altavista, generar estrategias de prevención mediante actividades de sensibilización que fomenten un cambio cultural y social que permita recuperar no solo los territorios determinados como inseguros, si no la confianza de las mujeres por su derecho a vivir una vida libre de miedos, acoso y violencia, donde todos podamos apostar a la construcción de sociedades y reflexionar sobre las barreras y limitaciones que las mujeres enfrentamos para gozar plenamente de sus derechos.

En la Comuna 2-Santa Cruz, se han realizado 61 actividades, entre sensibilizaciones, diálogos móviles y activaciones con organizaciones sociales comunidad en general, con el objetivo de prevenir el acoso y la violencia sexual en contra de las mujeres y las niñas en el espacio público, con estas acciones han logrado capacitar  617 personas en prevención del acoso y la violencia sexual en contra de las mujeres y las niñas y se han identificado algunas zonas que las mujeres manifiestan son peligrosas, entre las cuales se encuentran las riveras de las quebradas, sitios con poca iluminación, parques, canchas y los alrededores de las estaciones del Metro:  Acevedo y Andalucía.

Transformar mediante la pedagogía y la sensibilización estos espacios para que estén libres de acoso y violencia sexual, significa estar en favor de los derechos de las mujeres y las niñas, para que estas disfruten de su ciudad, se sientan seguras y libres. Con las mujeres avanzamos.

Siguiente Anterior
Espacios seguros para las mujeres |

Espacios seguros para las mujeres |

Espacios seguros para las mujeres |

Espacios seguros para las mujeres |

Espacios seguros para las mujeres |
Siguiente Anterior

 

 

Articulo relacionado

La Casa de la Cultura APICP abre las puertas de la Biblioteca

Después de un año de conversaciones y acuerdos entre APICP y la Secretaría de Cultura, …

Comentar este artículo

Para que estemos más cerca
¡suscríbete!
Actualizaremos nuestra información en tú correo electrónico y WhatsApp
Para que estemos más cerca
¡suscríbete!
Actualizaremos nuestra información en tú correo electrónico y WhatsApp
Este sitio utiliza cookies. Al continuar utilizando esta web, aceptas su uso. Para obtener más información, incluido cómo controlar las cookies, consulta aquí:
Este sitio utiliza cookies. Al continuar utilizando esta web, aceptas su uso. Para obtener más información, incluido cómo controlar las cookies, consulta aquí: