La Carpa Literaria es una iniciativa de la Corporación Cultural Nuestra Gente y tiene como escenarios las calles de la Comuna 2, para que personas de diferentes edades tengan un encuentro familiar con el mundo de la literatura.

Las bibliotecas de la comuna y su apuesta por la lectura y la escritura

Dotar las bibliotecas con libros que se ajusten a las necesidades de la comunidad; crear espacios de mayor interacción entre los lectores y las obras y fomentar tertulias literarias, son algunas de las propuestas que surgieron tras realizar el diagnóstico del Plan de Lectura y Escritura Comuna 2- Santa Cruz. La investigación permitió, además, identificar las falencias de las 12 bibliotecas que hacen parte del escenario nororiental.

Desde la década de los 80’s diferentes organizaciones empezaron a impulsar proyectos y acciones en pro de la lectura y la escritura en la Comuna 2, entendiendo que “Un país que lee reduce sus brechas y un país que escribe transforma el mundo”.

Sin embargo, actividades como talleres literarios, concursos de cuentos y el Bazar del Libro liderado por la Corporación Cultural Nuestra Gente, entre otras, no han sido suficientes para contrarrestar la falta de cultura en materia de lectoescritura que predomina entre los habitantes.

“Hay carencia en las bibliotecas escolares y por eso las bibliotecas públicas, por ejemplo, cumplen doble función porque las personas se van a hacer tareas allá. Estamos muy mal en el sentido de la difusión”, expresa Diana Patricia Valencia, bibliotecóloga de la comunidad.

En 1984 se creó la Biblioteca Santa Cruz, dando inicio a la Red de Bibliotecas Público – Escolares de Medellín. Tres años después, la Corporación Cultural Nuestra Gente fundó la biblioteca popular para apoyar las actividades escolares y, posteriormente, se abrió la Biblioteca Escolar de la Institución Educativa José María Vélez, que actualmente lidera el proyecto “Cuento viajero”. Además, la Fundación Ratón de Biblioteca creó el Centro de Lectura de Villa del Socorro para formar a lectores y escritores “críticos, autónomos y con compromiso social”.

Las bibliotecas de la comuna pertenecen a instituciones educativas y a organizaciones No Gubernamentales e iniciativas comunitarias. En total son 12, de las cuales 7 son públicas, 5 privadas y de éstas 3 son de iniciativa comunitaria.

Érica Cristina Muriel, investigadora en el proceso expresó que “Reconocimos las actividades que están realizando las bibliotecas para promover estos hábitos en la comunidad y la cantidad de libros con que cuentan. En ese sentido, la franja 3 (Santa Cruz, La Rosa y Moscú #1) es donde se concentra el 50% de las bibliotecas”.

Nuestras bibliotecas no sólo son ambientes para encontrar textos escolares, literatura infantil, textos de crecimiento personal o de artes plástica. No. Poco a poco se han convertido en gestoras de talleres de lectura en voz alta, potencian las habilidades de futuros escritores y buscan salir a las calles para llegar a más habitantes. Además, todas las bibliotecas escolares cuentan con acceso a Internet, no sólo para las instituciones educativas sino también para el público en general.

Por otra parte, una de las mayores dificultades son las condiciones de vida de los habitantes de la Comuna 2, pues restringe el acceso a prácticas permanentes de lectura y escritura. No hay material audiovisual para población con discapacidad. Hay deficiencia con relación al número de libros por habitantes y solo una biblioteca tiene sistematizado y digitalizado el material bibliográfico: la Biblioteca Público Escolar Santa Cruz.

“Los líderes de la comunidad son los llamados a encabezar los procesos de apropiación de lectura y escritura. La tarea es sensibilizar a la comunidad frente al tema, pues esta es una tarea de todos: de la comunidad, las instituciones y el Estado,” acentuó Yamile Ocampo, directora del proyecto de la fundación Ratón de Biblioteca.

Más allá de ser un requisito escolar, la lectura y la escritura se han convertido en un factor diferenciador de los sectores populares, pues crean múltiples visiones frente a las condiciones de vida, la convivencia y la sostenibilidad en aras del desarrollo social e individual. Adquirir estos hábitos no sólo requiere de inversión, sino también de motivación y voluntad.

  • Biblioteca Pública Escolar: Ofrecen servicios informativos de tipo cultural, educativo, recreativo y social.
  • Biblioteca escolar: Están ubicadas al interior de las instituciones.
  • Biblioteca Popular: Es un espacio abierto a la comunidad y financiado por una Organización No Gubernamental o por la población del territorio.
  • Centro de Documentación en Artes: Reúne, gestiona y difunde documentación de las artes.

 Por Lizeth Cano Mesa

Acerca de Mi Comuna 2

El periódico MI COMUNA 2 es un medio de comunicación de la Comuna 2 – Santa Cruz, de la ciudad de Medellín. Con un tiraje mensual de 13.000 ejemplares y 16 páginas a full color, el periódico ha publicado más de 69 ediciones, algunas de ellas financiadas con recursos de la Corporación Mi Comuna, la entidad que lo administra. Desde el inicio el equipo de trabajo de este medio se propuso contribuir con el desarrollo local, social y comunitario a partir de la construcción de espacios de encuentros, es por ello que la realización de cada edición tiene como ingrediente principal la participación de los habitantes de la comuna.

Articulo relacionado

¿Qué pasa con la UVA – La Frontera?

La Unidad de Vida Articulada –UVA- La Frontera es una promesa que Anibal Gaviria, exalcalde …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *