La pandemia que no se está atendiendo en El Sinaí

“¿Por qué hay diálogo social ahora y no antes del cierre del barrio?” “¿El hecho de estar registrado en la plataforma de Medellín Me Cuida Empresas, para poder salir, significa que ya tengo sustento?”, “¿cuál es la ayuda de la Alcaldía si siempre nos dicen que los mercados son donaciones?”, “¿el acompañamiento es para la gente o para el virus?, ¿qué pasará después de la pandemia?”, “¿cuáles son las garantías para los comerciantes?” “¿cómo se le explica a un niño que perdió su libertad?”. 

Estas son las preguntas de los habitantes de El Sinaí ocho días después de iniciar el cierre del barrio. Para esta población de Medellín, la preocupación, más que por el COVID, es la pandemia del hambre, que no inició con el coronavirus, ni comenzó este año, es una problemática que han tenido desde siempre y que sienten que no ha sido atendida, incluso, la sienten mucho más fuerte en este momento con la presencia de la administración municipal en el sector.

Este 8 de junio en la Institución Educativa República de Honduras Sección La Rosa se socializaron los resultados que ha generado la medida preventiva con el cierre de El Sinaí. Allí se reunieron líderes del barrio, los ediles de la comuna 2, el director técnico de la Secretaría de Juventud, la Personería, la Corporación Cultural Nuestra Gente, el Periódico Mi Comuna 2 y el Secretario de Participación, actual gerente de la comuna y quien estuvo dinamizando el encuentro. El resultado principal es que de 55 casos positivos se han recuperado 13, sin embargo para la comunidad la preocupación sigue siendo su sustento económico y el hambre.

“¿Cuál es el protocolo para el hambre? si el hambre sigue, hay que salir”, son las palabras de Héctor, veedor de El Sinaí. Para él este es el asunto que realmente se debe atender, no niega que es importante prevenir el aumento del COVID-19 pero sin dejar de lado las demás problemáticas que esto genera. Natalia, líder elegida por la comunidad para representarlos en las reuniones, manifiesta que no siente que haya una ayuda y una responsabilidad porque el lunes pasado recibieron un mercado que no es suficiente para el bienestar de una familia y no se cumplió el acuerdo de mejorar el paquete y la mayoría de las personas se están quedando sin comida.

Las respuestas de Juan Pablo Ramírez, Secretario de Participación y Gerente Territorial de la comuna 2, fueron las cifras de los mercados que hasta ahora se han entregado: “Se caracterizaron 946 familias, se entregó apoyo alimentario a 820 y 126 aún no han recibido, por lo tanto tendrán prioridad para la entrega que se realizará el día de mañana, 9 de junio, y luego se gestionará una ayuda adicional para quienes ya han recibido”. Además dijo a los líderes allí presentes que hagan un listado con las personas que ellos identifican con mayor necesidad para ser atendidos.

Voz de Juan Pablo Ramírez, Gerente Territorial Comuna 2

Los comerciantes también hicieron presencia en este espacio, Jesús Giraldo y Jesús Giménez tienen hace varios años sus negocios sobre la carrera 52 y para ambos el encierro ha implicado una crisis significativa en su producción. 

Jesús Giraldo, en su Depósito y Ferretería Clara Inés cuenta con 20 trabajadores, a los cuales ha tenido que bajar el salario y sus ocho camiones de carga ya no pueden circular el material. “Yo pago impuestos, soy una empresa legal, entonces ¿por qué me llegan con migajas?, nosotros no podemos depender de una donación, la Alcaldía debe estar en todo el poder económico para resolver”, afirmó.  

Jesús Giménez en su Restaurante El Paisa tenía 8 trabajadores, hoy solo son 4 porque no tenía cómo sostener los salarios, el atender a través de las vallas que cierran el barrio no es posible, su única opción es buscar la salida de un domiciliario.

Erica Muriel, integrante de la Corporación Cultural Nuestra Gente, señala la importancia del acompañamiento a las personas por parte de la administración municipal y sugiere que se construya una relación entre Alcaldía y comunidad, más allá de la pandemia, para garantizar el bienestar y desarrollo de los sectores. Jorge Blandón, director de la misma corporación, agregó que se deben pensar soluciones para el tema del empleo y propone unas acciones a largo plazo para un mejoramiento integral del barrio donde se pueda emplear a sus mismos habitantes. Ante esto Juan Pablo Ramírez, asumió la responsabilidad de averiguar si esto es posible con la Secretaría de Desarrollo Económico.

Las preguntas de la comunidad siguen en la incertidumbre, las respuestas que hoy se dieron no les generan tranquilidad y siguen con la preocupación de su situación.

Peticiones de la comunidad de El Sinaí a la Alcaldía de Medellín.

Articulo relacionado

¡Ojo! Adelántese a los problemas. Subsidio de mejoramiento de vivienda se le puede convertir en un dolor de cabeza

Desde el 27 de julio el Instituto Social de Vivienda y Hábitat de Medellín (Isvimed), …

Comentar este artículo