“Hubo armonía mientras ellos estuvieron”

Anteriormente el sector de La Base era conocido como Sodeca, este nombre cambió con la llegada de una base militar que se instaló con el fin de mitigar la violencia de esa época.

“Ellos llegaron porque esto estaba prendido”, recuerda Fanny Medina, habitante del sector La Base refiriéndose a los soldados que llegaron el 8 de diciembre de 1992 a ese lugar. Entraron una noche en camiones y se instalaron en la antigua sede de Sodeca, empresa que explotaba material de construcción en la montaña que rodea el sector. “A nadie le avisaron que vendrían, estábamos en la problemática más terrible con las balaceras, a los hombres tocaba mandarlos para otros barrios porque por acá hombre que veían lo mataban. Pasaron presentándose, inclusive nos dieron unas tarjeticas de navidad dándose a conocer, diciendo que iban a ser los nuevos vecinos”. Agregó Elizabeth Correa, su hija.

Para aquella época La Base era un sector muy distinto al que se conoce hoy, no más que cuatro casas se ubicaban a la derecha de la calle principal y al lado izquierdo solares que se extendían hasta el límite con la quebrada Cañada Negra. El conflicto se presentaba entre la banda de Santa Rita y las Milicias Populares, lo que ponía a los habitantes del lugar en medio del fuego entrecruzado: “nos tocaba meternos debajo de la cama, la casa se mantenía llena de balas”, recordó Elizabeth.

La tensa situación que vivía Medellín a causa del conflicto y la ausencia del Estado en ciertas zonas motivó a que se implementara la estrategia de ubicar bases militares en el casco urbano. La Base Militar Popular 2 cubría los barrios Santa Rita, Zamora, Playón, La Isla, Popular y Granizal. Reinel Suárez, llegó a esta base como comandante un año después de su instalación y se encontró con una casa de tres pisos que al fondo tenía un salón inmenso tomado como rancho para la cocina.

Las bases militares pertenecían al Batallón de Policía número 4, conocido hoy como el Batallón de Artillería N 4 Jorge Eduardo Sánchez, el pelotón del Popular 2 estaba conformado por tres suboficiales y 42 soldados, su misión era además de controlar el orden público, mostrar a los grupos delincuenciales que ellos no eran los que mandaban y que hay un Estado donde todos los colombianos debemos cumplir con unas leyes. Sin embargo al permanecer en contacto con la comunidad se formaron relaciones de trabajo colaborativo para mejorar algunas necesidades como la instalación del alcantarillado, según contó Mario Flórez habitante y líder del sector.

“La relación con la comunidad era muy buena, nunca hubo conflicto, la gente vivía tranquila después de estar aterrorizados con la violencia que había, al llegar la base la gente se tranquilizó, hubo armonía mientras estuvieron”, añadió Elizabeth quien es hoy la esposa de Reinel.

Asi lucía la base militar antes de ser habitada por familias

El 26 de mayo de 1994 se dio un proceso de desmovilización de las Milicias Populares en Granizal, representantes del gobierno firmaron el regreso a la vida civil de 650 excombatientes. “Estábamos las milicias populares, ejército y policía en el mismo lugar firmando un acuerdo y ellos tenían un plazo para entregar sus armas y los uniformaron para cuidar los barrios”, afirmó Reinel.

Uno de los resultados de este proceso fue la conformación de la Cooperativa COOSERCOM, donde los desmovilizados prestaban servicio de vigilancia en 32 de los barrios de Medellín de manera legal. En el Popular tenían la sede en la calle 118 con carrera 36, esta estrategia no tuvo mucho éxito puesto que asesinaron a varios de los excombatientes.

La presencia de la base militar fue hasta 1995 cuando  la Presidencia de la República dio la orden de levantar todas las bases cercanas a la población civil en el Valle de Aburrá. Después de esto la situación en la zona nuevamente se tornó difícil ya que surgieron otros  grupos que se disputaban el control del territorio, “se formó otra vez la pelotera, llegaron otros y fue un caos terrible”. Aseguró Elizabeth Correa.

Pese a que el sector ha cambiado y su población ha crecido, el edificio en que funcionó la base militar aún se conserva y sirve de vivienda para varias familias.

Acerca de Mi Comuna 2

El periódico MI COMUNA 2 es un medio de comunicación de la Comuna 2 – Santa Cruz, de la ciudad de Medellín. Con un tiraje mensual de 13.000 ejemplares y 16 páginas a full color, el periódico ha publicado más de 69 ediciones, algunas de ellas financiadas con recursos de la Corporación Mi Comuna, la entidad que lo administra. Desde el inicio el equipo de trabajo de este medio se propuso contribuir con el desarrollo local, social y comunitario a partir de la construcción de espacios de encuentros, es por ello que la realización de cada edición tiene como ingrediente principal la participación de los habitantes de la comuna.

Articulo relacionado

Promoviendo el talento de los niños en el fútbol

Hace 4 años funciona en el barrio La Frontera la Escuela Deportiva Sociedad Viva Futbol …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *