La pólvora, un asunto de responsabilidad

 

Escrito para la edición impresa

Alejandra Carmona Sierra

 

La pólvora con su estridencia y luminosidad, se convierte en un referente de alegría o euforia para las personas. Sin embargo, es también un evidente peligro para quienes la manipulan y para los que, aún sin usarla, deben padecer sus efectos.

El ¡bang, pam, pum! de los voladores, cohetes y papeletas protagonizan una antesala preocupante a las fiestas decembrinas. Según los informes de las autoridades, Antioquia reporta 42 quemados en lo que va corrido del año.
Los balances publicados en los principales medios, evidencian que pese a las campañas preventivas, Antioquia tiene el récord de esta práctica que se ha convertido en un problema de salud pública: en 2010 se presentaron 223 casos; en 2011 fueron 258; y en 2012 fueron 244.

Si desea continuar leyendo éste artículo lo invitamos a leer Página 3 – Edición #54

 

Articulo relacionado

Berta Cáceres, la guardiana de los rios

“Vos tenés la bala… Yo la palabra… La bala muere al detonarse… La palabra vive …

Comentar este artículo

Para que estemos más cerca
¡suscríbete!
Actualizaremos nuestra información en tú correo electrónico y WhatsApp
Para que estemos más cerca
¡suscríbete!
Actualizaremos nuestra información en tú correo electrónico y WhatsApp
Este sitio utiliza cookies. Al continuar utilizando esta web, aceptas su uso. Para obtener más información, incluido cómo controlar las cookies, consulta aquí:
Este sitio utiliza cookies. Al continuar utilizando esta web, aceptas su uso. Para obtener más información, incluido cómo controlar las cookies, consulta aquí: