Artículos Recomendados
Trabajo Infantil - Fotografía Henrry Valencia - Región Ixil Guatemala - 2016

Impactos en la vida de las niñas, niños y jóvenes que trabajan

«El trabajo infantil perpetúa la pobreza, dejando a los niños y niñas en altísimo riesgo de salir del sistema educativo, limitando las oportunidades de acceder a los mínimos básicos para disfrutar una vida con derechos» – Corporación Educativa Combos

El Principio 9 de la Declaración de los Derechos del Niño dice que «el niño debe ser protegido contra toda forma de abandono, crueldad y explotación (…) No deberá permitirse al niño trabajar antes de una edad mínima adecuada; en ningún caso se le dedicará ni se le permitirá que se dedique a ocupación o empleo alguno que pueda perjudicar su salud o su educación o impedir su desarrollo físico, mental o moral»

Desde el 2002 la Organización Internacional del Trabajo -OIT- estableció el 12 de junio como el Día Mundial contra el Trabajo Infantil  con el objetivo sensibilizar y comprometer a los estados a desarrollar acciones que aboguen por su prevención y erradicación.

En el marco de esta conmemoración la Corporación Educativa Combos presentó en una rueda de prensa el comunicado «Que mis derechos no me cuesten trabajo» donde se lanza una alerta por la vulneración de los derechos de las infancias pues «según la Gran Encuesta Integrada de Hogares (GEIH), del DANE, durante el trimestre octubre – diciembre de 2023, para el total nacional en Colombia, se evidenció que 313 mil niñas, niños y adolescentes trabajaron en el país, incluyendo en esta cifra el trabajo doméstico y de cuidado no remunerado en su hogar por 15 horas o más».

Aunque esa cifra es alarmante se debe tener en cuenta que este número puede elevarse, pues existe un subregistro donde se evidencia que la migración ha incrementado este fenómeno en la ciudad de Medellín.

Según un ejercicio exploratorio de la Corporación Educativa Combos realizado entre marzo y abril 2024 el 80% de los y las encuestadas indican que salen entre 4 y 5 días de la semana a desarrollar trabajo en calle -diurno y nocturno-; el 24.6% dedican más de 8 horas diarias al trabajo o acompañamiento en calle lo que implica una afectación al derecho al sueño, al juego y el descanso y el 35% dedican entre 2 y 4 horas al trabajo o acompañamiento».

El 76,6% de niñas y niños encuestados expresan que de no trabajar dedicaría el tiempo a estudiar, jugar, divertirse, compartir con amigos y amigas, descansar, entre otras.

Los impactos en la vida de las niñas, niños y jóvenes que trabajan incluyen la desescolarización, el ausentismo, la deserción escolar, el bajo rendimiento académico, el agotamiento físico y mental, las afectaciones a la salud, altas permanencias en calle y el riesgo de ser utilizados y vinculados a grupos armados ilegales. Todo esto evidencia la urgencia de implementar acciones de gran alcance frente a la situación de trabajo infantilen la ciudad de Medellín y de la articulación de los diferentes actores para poder lograrla.

Midalay Hernández Mosquera Y Daymar Arias Sánchez – Voceras en la rueda de prensa de la Corporación Educativa Combos – Fotografía Julían Gil Higuita


Las niñas, los niños y jóvenes participantes de los procesos educativos de la Corporación
Educativa Combos exigen:

  • Que los derechos sean protegidos, defendidos y garantizados, que las labores del cuidado en el hogar no se conviertan en una recarga para las niñas, que pasan hasta 15 horas semanales cuidando a sus hermanos y hermanas, además, esto conlleva en muchas ocasiones a ausentarse o desertar del sistema educativo.
  • Que las estrategias de permanencia educativa sean reales y efectivas: Acceso sin barreras, Adaptadas a las realidades y contextos, Asequibles a los recursos necesarios como material educativo, útiles escolares, transporte y alimentación para todos y todas.
  • Que se garantice la dignificación del trabajo con condiciones justas para las y los jóvenes que trabajan.
  • Que se brinden oportunidades laborales y salarios justos para las familias (madres, padres, tías, abuelas y hermanas), pues entendemos, que sin dignidad y derechos laborales para adultos y adultas se incrementa el empobrecimiento y la escasez en los hogares, lo que expulsa a niños y niñas al trabajo infantil y juvenil.

Invitamos a construir una ciudad cuidadora, en la que haya espacios para sentirnos seguros y seguras, que podamos ejercer el derecho al descanso, la alimentación, la diversión y al saber, un territorio en el que niñas y niños disfruten de sus derechos.

Niños, niñas y jóvenes que trabajan son la evidencia de un sistema social injusto que no genera oportunidades de trabajo  digno a adultos y adultas y que no protege ni garantiza derechos.

Verifique también

Estación la calle Aranjuez, un viaje en familia alrededor del mundo

Este evento es una invitación a honrar el encuentro en la calle y el barrio. …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para que estemos más cerca
¡suscríbete!
Actualizaremos nuestra información en tú correo electrónico y WhatsApp
Para que estemos más cerca
¡suscríbete!
Actualizaremos nuestra información en tú correo electrónico y WhatsApp
Este sitio utiliza cookies. Al continuar utilizando esta web, aceptas su uso. Para obtener más información, incluido cómo controlar las cookies, consulta aquí:
Este sitio utiliza cookies. Al continuar utilizando esta web, aceptas su uso. Para obtener más información, incluido cómo controlar las cookies, consulta aquí: