El Rugido que se baila con dancehall, afro y otros géneros de danza urbana

Rugido Urbano es un grupo de danzas urbanas nacido en 2015 en la Comuna 2 Santa Cruz como un proyecto de colegio por Luis Fernando Mosquera; los que lo conocen lo llaman “Lewis”. Entre risas cuenta que cuando va por la calle la gente dice: “¡mirá! Es el negro que baila”, mientras lo saludan. Esa buena fama de bailarín se la ha ganado con trabajo, trayectoria e iniciativa con su agrupación de baile.

“Iniciamos sin una meta fija, bailábamos por bailar como todo grupo principiante” cuenta Lewis. En su camino pasó por diversos grupos nutriéndose de estilos de baile y buscando en sí objetivos claros. Así, en 2020, se encontró en el punto que quería: “Tenía planeado hasta donde quería ir. Con quién quiero trabajar, qué quiero hacer, quién quiero que nos vea, cómo se maneja un grupo. Arrancamos con cinco chicas que nunca habían bailado y ahora están súper avanzadas”.

En Rugido bailan de todo, dice Mosquera enfatizando en ritmos caribeños que son lo que más maneja, como el dance hall y el afro. Actualmente interpretan danzas urbanas tales como: hip hop, locking, popping, reggaetón, entre otras. Es entonces que como dice el dicho, “la sangre llama”; si bien él es paisa, su familia es oriunda del Chocó, lo que llevó a que los primeros sonidos que inspiraron a mover su cuerpo fueran en raggamuffin y el dance hall.

Rugido Urbano quiere hacer eco en la comuna Santa Cruz con propuestas de bailes urbanos, su trayectoria formativa y principalmente impactando positivamente la vida de las y los jóvenes, haciendo apología a valores como el respeto, la disciplina, trabajo en equipo y amor por su territorio. Emocionado y orgulloso de sí, recuerda una anécdota que, según confiesa, siempre la cuenta por lo que significó para él e hizo que no desistiera de su proyecto de baile. “Cuando estaba con Visión Dance (un grupo que tuvo) llegó una señora y me dijo”:

– Chico ¿cuánto cuesta entrar acá? – se veía preocupada, – cuenta Lewis –
– Le dije: no, no, esto aquí es gratis.
– ¿Puedo meter a mi hijo?
– Tráigalo, si quiere aprender acá le enseñamos.

Durante las clases con el joven se pudo dar cuenta que tenía problemas de consumo, sin embargo se interesó por él y su proceso: “El pelao se metió de lleno hasta el punto en que vio en la danza una salida a su problema. La mamá llegó una vez a un entrenamiento, me cogió las manos dándome las gracias porque le había salvado a su hijo. A partir de ahí mi vida dio un giro”.

Esta experiencia marcó el objetivo de Rugido Urbano así como su nombre. “El rugido yo lo interpreto como la voz del muchacho que llegó a que salvaran su vida. El urbano hace referencia a la comuna, con todas sus problemáticas, está rugiendo la comuna”. El logo del grupo es un león, una analogía en la que se inspiran ya que así como el f

elino persigue su presa hasta cazarla, en Rugido los jóvenes persiguen sus sueños hasta hacerlos realidad.

Así como las raíces familiares influyeron en su pasión, también la impulsaron, alentaron sus sueños y objetivos. Con nostalgia, recuerda Lewis el apoyo constante de su mamá posibilitándole estar en espacios formativos. Con el corazón lloroso se le vienen memorias que le remueven sentimientos, como cuando fue difícil emanciparse de una visión paternal que pensaba en que la única forma de ganarse la vida era con trabajos convencionales y no del baile, su gran sueño.

Como profe se considera exigente desde lo técnico y lo académico, pero lo más importante para él es el ser: “primero personas, luego bailarines” dice. Eso lo reconocen los jóvenes alumnos, quienes destacan en Lewis su gran calidad humana así como la energía que les transmite.

Camilo Ramíres Tapia, integrante del grupo, cuenta: “Me ha parecido genial, me ha ayudado (el baile) en momentos difíciles y me encanta la energía de todos y el apoyo que se brindan entre todos en el grupo”. Por su parte Angely Tamayo Rueda, de actitud carismática expresa: “Me encantó la energía que tiene Lewis, cómo enseña, lo amable que es. Es la energía que le transmite a uno la gente, el amor, la pasión; y todo eso le queda a uno de enseñanza para el futuro”. Finalmente, agrega Yenery Cardona de 18 años: “Todo es como una familia, nos apoyamos entre todos, muy buena energía, muy buen ambiente y es el profesor bien”.

Lewis quiere que su trayectoria como bailarín marque una hoja de ruta para otros, que como él, inician o se quieren consolidar como grupo. Es por eso que resume los factores más importantes a tener en cuenta para ello: En primer lugar, identificarse como bailarín, reconocerse como tal; en segundo lugar el patrocinio, gestionar a través de cartas, organizar un brochure (folleto publicitario), acercarse a entidades como el Inder o gestores culturales de la comuna. Finalmente, identificar en su territorio qué le hace falta a la comuna y desde lo artístico qué puede aportar el grupo.

Rugido Urbano cuenta con nueve integrantes. Actualmente se encuentran en inscripciones abiertas todo el mes de marzo para agrandar su ‘crew’. Las personas interesadas encontrarán mucho más que movimientos. La formación incluye fundamentos teóricos, importantes para comprender las raíces históricas de los bailes así como el porqué de cada movimiento. Los pueden contactar a través de su Facebook: Rugido Urbano Medellín, e Instagram: rugido_urbano.

El objetivo de esta familia de bailarines es integrar a su comuna en torno a esta expresión artística, ofrecer alternativas de espacios para la danza. El arraigo que siente Lewis por su comuna hace que ponga toda su energía en pro de este proyecto: “Yo fui criado acá, nací acá, en mi comuna dos. Yo siento que nací para esta comuna”.

Por Miller Rivera Rodríguez

Articulo relacionado

Natalia y Sara: el arte en cuerpo de mujer

El arte fluye a través de sus ojos, su mente y su corazón. Su nombre …

Comentar este artículo

Para que estemos más cerca
¡suscríbete!
Actualizaremos nuestra información en tú correo electrónico y WhatsApp
Para que estemos más cerca
¡suscríbete!
Actualizaremos nuestra información en tú correo electrónico y WhatsApp
Este sitio utiliza cookies. Al continuar utilizando esta web, aceptas su uso. Para obtener más información, incluido cómo controlar las cookies, consulta aquí:
Este sitio utiliza cookies. Al continuar utilizando esta web, aceptas su uso. Para obtener más información, incluido cómo controlar las cookies, consulta aquí: