Recomendados

El Arte brota en la Zona Nororiental y reclama reconocimiento e inclusión social

Reconocimiento, inclusión, equidad y sentidos de vida. Estas son las expectativas y anhelos salientes de un estallido artístico y cultural que reclaman representantes de la Zona Nororiental, hacia la ciudad de Medellín y el mundo.

Las consignas que se reclaman surgen de un extenso proceso de cartografía social realizado a través de diversos conversatorios y actividades participativas con jóvenes, líderes y lideresas del entorno social y cultural de las comunas 1, 2, 3 y 4, en el marco del proyecto ‘Destino Nororiental’, liderado por cinco organizaciones culturales de la zona Norte en alianza con Comfama: Balcón de los Artistas, 4Eskuela & Crew Peligrosos, Nuestra Gente, Museo Pedro Nel Gómez y Parque Explora

Durante el segundo semestre de 2022, ‘Destino Nororiental’ agrupó a cinco entidades artísticas y culturales para iniciar una ambiciosa propuesta cultural, barrial y comunitaria que incluyó: monólogos de barrio, visitas guiadas, talleres vivenciales, recorridos, entrevistas y grupos focales para conocer qué es lo nuevo emergiendo en esta zona de la ciudad y cuál es la percepción sobre los conceptos de democracia, libertad y confianza. Las conversaciones y creaciones surgieron desde el arte, la literatura, la ciencia, la música, la danza, el teatro, las artes plásticas y visuales.

“Cuando escuchas hablar a los chicos que hacen parte de los procesos de las organizaciones en el baile, el arte urbano, el teatro… ellos manifiestan de muy diversas maneras que todas estas actividades le dan sentido a sus vidas, los rescata para la vida”

dice Javier Jaramillo, quien lideró el equipo de Mediadores de la Cartografía Social para Destino Nororiental y es parte del equipo de la Corporación Cultural Nuestra Gente.

“Claramente emerge de las diversas conversaciones que hay un reclamo de los pobladores de la Nororiental: son el reconocimiento, la inclusión, la equidad y los sentidos de vida”

añade el sociólogo Jaramillo.

El arte brota en la Nororiental

Según surge de la cartografía social, las corporaciones y fundaciones mencionadas han desarrollado a lo largo de más de 30 años un volumen de expresiones artísticas y culturales con raíces y desempeños territoriales arraigados, que en conjunto pueden sumar una proyección sobre 422.858 beneficiarios directos anuales y 285.637 indirectos. Ellas agrupan fácilmente un capital relacional de por lo menos 42 organizaciones locales, regionales, nacionales e internacionales con las que tienen relaciones de proximidad, confianza y capacidad de actuación y puede ser que tengan lazos con grupos y organizaciones de más de 200 localidades en Medellín, Antioquia, Colombia, Suramérica, El Caribe, Norteamérica y Europa.

“Si oyes Zona Nororiental Medellín, ¿qué viene a tu cabeza?”

 Entre agosto y diciembre, el licenciado Jaramillo encuestó a decenas de profesionales y pensionados/as, asesores/as y consultores/as, independientes, educadoras/es, gestores/as y  estudiantes de Medellín, Envigado, Itagüí y Bello, Urabá, Rionegro, Bogotá y La Estrella.

Las respuestas más reiteradas a la pregunta “qué viene a tu cabeza cuando oyes hablar de la Nororiental de Medellín”, fueron: “Resiliencia, luchas, culturas, barrio, danza, música”, pero también “exclusión, desigualdad y violencia”, al igual que “ladera, urbanismo, renacimiento y transformación”.

Gráfica I
¿Qué es lo más parecido a confianza, democracia y libertad en la zona nororiental?

En relación a los ejes del proyecto, un tercio de las personas encuestadas referenciaron a “las organizaciones sociales, comunitarias, culturales y los liderazgos civiles y religiosos”.

Gráfica II
¿Qué es lo nuevo emergente en cultura, en la zona nororiental, Medellín?

Frente a la consulta sobre qué es lo nuevo emergiendo desde la cultura con sabor a confianza, democracia y libertad, las respuestas más escuchadas fueron: “La multiculturalidad, el arte alternativo y contemporáneo, la creatividad, la diversidad, la resiliencia, los artistas urbanos, el graffiti, los murales, la danza, el teatro, el rap, el hip-hop, la literatura, la cuentería y la lectura, todo ello basado en comunidad, historia y arte relacional”.

A través de las actividades propuestas, se logró visualizar una Nororiental con lazos/espirales entre comunidades y organizaciones sociales con fuerza e identidad territorial, que les ha permitido la gestión de recursos y el diálogo concertado con instituciones públicas y privadas, la defensa de derechos económicos, sociales, y culturales.

Explica Jaramillo que para los jóvenes “ha sido la cultura, la pertenencia a sus grupos artísticos o la producción de su artesanía, lo que les ha permitido habitar el territorio de otra forma. Desde allí han logrado moverse por el lugar, acercarse a otras personas con gustos similares, hacer amistades, contar con un espacio de confianza y reconocimiento”.

Según Jennifer Valderrama, artista habitante de Santa Cruz: «Lo mejor que me dio la Nororiental fue desde adolescente la posibilidad de decidir qué quería para mi vida profesional a través de los aprendizajes; es esa fuerza desde lo social y lo artístico que me permitió como habitante de esta zona entender qué queremos construir y cómo generar transformación en comunidad».

La importancia de la sostenibilidad económica

El informe también arroja una conclusión relevante: la importancia de la sostenibilidad económica en las organizaciones culturales y sociales de la zona Nororiental. El panorama es complejo, sin embargo, las organizaciones que habitan ese territorio han tenido la fortaleza para emprender proyectos culturales que desembocan en productos y en su posterior comercialización.

Las organizaciones que hacen parte de Destino Nororiental ven la potencia del arte en su capacidad transformadora y generadora de oportunidades. No obstante, no solo se trata de realizar la labor artística y cultural aún siendo conscientes de la importancia de ella, sino que, de igual manera, es necesario todo un soporte administrativo y económico que permita la evolución hacia la sostenibilidad y las condiciones de calidad de vida para artistas, gestores y creadores.

En la Zona Nororiental de Medellín “históricamente lo cultural y lo social van de la mano, y el territorio se distingue por su agenda social, política y cultural basada en comunidad y liderazgo de base. Por ello, es importante generar una corresponsabilidad del Estado y del sector privado para encontrar alianzas para la sostenibilidad cultural”, concluye Jaramillo, quien lideró el equipo de mediadores junto con Daniel Ibarra, Biviana Gomez y Eliana Castrillón.

Comentar este artículo

Para que estemos más cerca
¡suscríbete!
Actualizaremos nuestra información en tú correo electrónico y WhatsApp
Para que estemos más cerca
¡suscríbete!
Actualizaremos nuestra información en tú correo electrónico y WhatsApp
Este sitio utiliza cookies. Al continuar utilizando esta web, aceptas su uso. Para obtener más información, incluido cómo controlar las cookies, consulta aquí:
Este sitio utiliza cookies. Al continuar utilizando esta web, aceptas su uso. Para obtener más información, incluido cómo controlar las cookies, consulta aquí: