Mi casa de aprendizaje

En el año 2009  tras la insistencia de mi madre que me vinculara a un proceso de comunicación que estuviera relacionado con mi carrera universitaria, comunicación social y periodismo, tuve la oportunidad de ingresar a participar del proceso del periódico Mi Comuna 2. Al inicio mis expectativas no iban más allá de cumplir con el requisito de 100 horas de labor social por semestre para poder condonar el crédito académico que obtuve en el programa de Camino a la Educación Superior de Presupuesto Participativo, sin embargo, la dinámica de trabajo, la apuesta colectiva que se generó alrededor de la elaboración del periódico y los beneficios otorgados en el proceso a nivel personal, académico y laboral hicieron que cambiara de opinión y estableciera el proceso de Mi Comuna como una apuesta de vida y la mejor opción para desempeñarme profesionalmente.

Antes de ingresar a Mi Comuna no conocía ni  siquiera el barrio en el que vivo, mis conocimientos se limitaban a que  si subía dos cuadras podía tomar un bus que me dejaba en el centro de la ciudad y si bajaba 10 cuadras llegaba a la estación Acevedo del Metro, esta falta de conocimiento se sumaba a mi temor por caminar las calles de la Comuna. Tampoco me atrevía a participar en actividades colectivas y comunitarias y si llegado el caso acompañaba a mi madre a alguna de ellas no pronunciaba una sola palabra, el hablar en público me aterraba.

El aprendizaje más significativo que he adquirido en Mi Comuna es el reconocer que soy parte de una comunidad participante que tiene una apuesta de transformación  de su realidad, ser consciente que si queremos que algo cambie tenemos que hacer propuestas y realizar acciones para generarlos.

Mi proceso inició con la realización de un artículo sobre los personeros estudiantiles de la Comuna, después mi labor como reportera se combinó con el de distribuidora del periódico y con el tiempo se iban sumando actividades que cada vez me enseñaban más sobre los barrios, el periodismo y  la comunicación, a la vez que me enamoraba más de los procesos sociales y la apuesta por transformar la realidad del territorio que habito. Paso a paso sumé experiencias y adquirí habilidades, fui coordinadora de distribución, jefe de redacción y directora del periódico Mi Comuna 2; ejerciendo estos roles he aprendido sobre liderazgo, trabajo en equipo, incidencia política, participación, periodismo y comunicación comunitaria.

Lo más valioso de este camino recorrido es saber que mis aprendizajes, logros y superación  son el resultado de un trabajo conjunto, en comunidad y con mucha camaradería pues lo que sé y lo que soy hoy no sería posible o por lo menos no igual sin el acompañamiento y el cariño incondicional de toda la familia Mi Comuna, de cada una de las persona que han aportado sus conocimientos, habilidades, recursos y tiempo a este proyecto. De personas como Yorlady Benjumea que en el 2009 nos abrió las puertas a un grupo de jóvenes y nos enseñó el camino de la comunicación comunitaria.

En definitiva, Mi Comuna es una apuesta colectiva que tiene su mayor fortaleza en el trabajo en equipo, en comprendernos como comunidad y hacer apuestas colectivas que se potencializan y tienen poder con el aporte de cada persona que integra la organización y en todas aquellas que se van sumando.

En el 2008 la Comuna 2  le apostó a la creación de un medio comunitario, el periódico  Mi Comuna 2; las pretensiones iniciales eran que con este proceso se informara el acontecer del territorio y todos los proyectos y programas que impulsaban quienes en ese momento ejercían liderazgo y representación de la Comuna. Por fortuna, un grupo de personas nos consolidamos como una comunidad participante que ve en los procesos de comunicación la posibilidad de transformar el territorio, por esta razón podemos decir que la apuesta inicial fue superada, y hoy 10 años después además de comunicar estamos generando dinámicas de reconstrucción del tejido social en la ciudad de Medellín.

Acerca de Marcela Londoño

Soy una mujer soñadora que desde su profesión, su pasión por el trabajo comunitario y su vida personal está aportando a la transformación de una mejor sociedad, donde la prioridad siempre sean las personas, en lugar de los bienes materiales. Me encantan los abrazos, el teatro y los buenos libros. Hace cinco años soy integrante de la Corporación Mi Comuna, donde tengo un grupo de amigos y amigas que comparten y construyen conmigo un sueño llamado Periódico Mi Comuna 2.

Articulo relacionado

Una mujer que no se deja vencer

Zoila Medina es habitante del sector La Base del barrio La Isla. Es una de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *