A Las Tequileras, no les pasa el tiempo

Sin mucho que envidiarle a Elenita Vargas, a Las Gaviotas, a Aleris e  incluso a Yolanda del Río,  las voces de Las Tequileras: Dora María Holguín y Bertha Mejía, dos mujeres de 55 años de edad entonan en los estaderos, pueblos, ciudades y diferentes zonas de la ciudad, melodías que reflejan  el vasto talento  que tienen los adultos de la Comuna 2 de Medellín.

Con letras propias e interpretaciones de otros autores, Dora y Bertha son dueñas de aquellas agudas y afinadas voces que hoy son orgullo para nuestro territorio.

“Los años de un solar” esta es la representación gráfica que da Dora, una de las dos mujeres que conforma el dueto cuando se le pregunta por su edad, sin duda su carisma y fino sentido del humor hace que el conocerlas no sea tan difícil y que el referente de edad  pase a un segundo plano.

Las Tequileras según afirma Dora María Holguín, son un dueto que canta para el adulto, porque los jóvenes ya no gustan de éste tipo de música y por tanto, reitera que “en la comuna poco se sabe de la Carrilera o de la Guasca, pues los jóvenes de hoy en día, solo piensan en escuchar Reggaetón, Rock, Hip-hop y esas cosas y como sabemos son los que en este momento andan predominando, sin embargo, el adulto también merece que se le cante su música y creo que nos está yendo bien con ellos”.

Hace once años que se unieron para conformar este dueto y a pesar de las dificultades que normalmente trae consigo el tiempo, Dora y Bertha con el apoyo de Ligia Rodríguez no han dejado que esto las afecte, pues su dedicación, constante entrenamiento y actualización de canciones, han permitido que su voz traspase las fronteras de Medellín, llegando hasta Bogotá, Popayán, Cartagena, Santa Marta, Puerto Berrío, Barrancabermeja y muchos otras ciudades.

Hoy son reconocidas por cantar Carrilera, Guapango, Rancheras, Guascas y Boleros. Dora con una de las tantas chanzas que hace en medio de la conversación, asegura que mientras tenga voz cantará hasta llegar a la tumba, pues su pasión al igual que la de sus compañeras es incalculable. Por tanto su don seguirá hipnotizando a los habitantes cuanto territorio pisen, no solo en nuestra comuna.

Articulo relacionado

Tetralogía, un homenaje a Silvio Rodríguez

En el 2000 comenzó la aventura de cantar a Silvio. Un hombre que con la …

Comentar este artículo