El verdadero espíritu de la navidad


El sentido primigenio de la Navidad se ha ido diluyendo gradualmente en la vida social durante las últimas décadas, convirtiéndose en una fiesta vacía de su fundamento original, pero repleta de consumo, fiestas, esporádicos encuentros familiares y muchos regalos materiales.
Cuando le preguntamos a las personas, ¿qué significa para usted la navidad?, la gente responde de manera automática: descanso, vacaciones, fiesta, excesos, paseos, rumba, licor, trasnocho; otro tipo de respuestas se traducen en gastos, compras, estrenes, regalos, derroche y rica comida. Finalmente algunos demuestran su sentir con afirmaciones como: “qué pereza navidad” “me da nostalgia esta fecha” “ojalá pase rápido este mes” “no me trae buenos recuerdos” en fin, variedad de respuestas que de una u otra forma evidencian el sentir emocional, y estado de ánimo que cada quien tiene.
Otro aspecto cultural distorsionado de las fiestas navideñas es el enorme consumismo que ha adquirido esta época del año; si vemos el mundo de hoy día, como lo pintan los medios de comunicación, no es de extrañarnos que la navidad se haya desestimado tanto o se torne en una mera excusa comercial. La sociedad de consumo ha inventado que la navidad es costosa y que hay que comprar y estrenar cosas materiales, lo que nos ha limitado enormemente la capacidad de permanecer tranquilos y el disfrute sin dinero; esto nos obliga a plantearnos un gran interrogante:
¿Sabemos realmente qué celebramos?
Según los místicos, la navidad es la reafirmación de la eterna felicidad interior de cada ser humano, sus colores y luces revelan el significado de la evolución, y evoca muchas cosas que la humanidad ha olvidado; la espiritualidad, el regocijo, el recogimiento, el compartir social y familiar en torno al afecto, al perdón así mismo y a los demás; estas son las grandes cosas del interior de cada ser, sencillas y fáciles de conseguir.
Por supuesto la navidad es también una celebración de los niños, donde se vuelven los protagonistas a los que les llegan misteriosamente regalos; para ellos es una época de magia y alegría en compañía de su familia; regalos para quienes ganaron el año escolar, la creencia en Papá Noel, el árbol,
las luces, los villancicos, el pesebre, las novenas al niño Jesús, los traídos el 24 y los reyes magos, hacen de esta celebración un estallido de inocencia y esperanza, en torno al que ha de nacer. Es allí donde cobra importancia revivir el verdadero espíritu navideño en nuestros hijos, que mantengamos su ilusión, enseñándoles que NAVIDAD radica en el deseo de dar con generosidad a los que tienen necesidad, y no en comprar y adquirir en forma egoísta.
Regala con sentido, y redescubre el significado del dar, cada obsequio debe tener un por qué y un para qué en nuestra vida, saber que alguien piensa en nosotros y ver felices a los demás, son razones suficientes para brindar con corazón, aún, si no hay dinero, igual podemos regalar, devoción, alegría, sonrisas, palabras de afecto, abrazos y manos extendidas, que permitan celebrar la ocasión y demostrar a los amigos nuestro aprecio y cariño. La posibilidad de intercambiar regalos, no deja de ser valiosa, pero lo realmente importante es celebrar con generosidad, respeto y sinceridad.
No importa la religión que se profese, el simbolismo del verdadero espíritu de la navidad es uno sólo: esparcir las semillas de la paz, el amor y el perdón, compartiendo sonrisas junto a los seres queridos.
Cualquiera sea la forma que elijamos para celebrar estas fiestas, nos veremos envuelto en este espíritu único que gira alrededor del mundo entero durante el mes de diciembre. Desde el equipo periodístico de Mi Comuna Dos queremos enviarles nuestros mejores deseos para esta Navidad y agradecerles por habernos acompañado a lo largo de este año. ¡Felices Fiestas a todos!

Acerca de Yonatan Duque

Comunicador Social formado en la Academia y en los procesos sociales, creyente de la comunicación para el desarrollo y en el cambio social. Me gusta escribir crónicas y perfiles. En el Periódico Mi Comuna 2 he tenido un proceso de formación muy enriquecedor, pues me ha permitido practicar, errar y corregir mis habilidades profesionales.

Articulo relacionado

Los procesos de comunicación comunitaria en la defensa de lo propio: el territorio

Contexto de ciudad: una ciudad con planeación urbana popular Medellín, es una ciudad que pasó …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *