Pablo VI

Un barrio con proyección al futuro.

“Casitas de la providencia”  fue el primer nombre que recibió Pablo IV, uno de los 11 barrios de la comuna 2 de Medellín.

Este barrio está ubicado en la franja número uno de la comuna, limita con los barrios la Frontera, La isla y la Francia.

Al visitar este lugar nos podemos encontrar con personas que vienen de diferentes lugares de la comuna debido a que cuenta con un centro de salud que atiende un gran porcentaje de habitantes de este sector y de los sectores aledaños. Cerca al centro de salud también se puede encontrar la terminal de buses de la ruta de transportes  Santa cruz 023.

Una sede social recién construida y adecuada, la cancha de microfútbol, la iglesia, la escuela Juan Bautista Montini y un pequeño parque recreativo son los principales atractivos de este barrio que cuenta con 7.67 hectáreas de extensión, lo que quiere decir que en la comuna  es el barrio más pequeño en número de hectáreas.

Sus inicios

En 1980 Pablo VI fue aprobado como barrio, pero su inicio tiene historia años atrás cuando algunas personas empezaron a organizarse en urbanizaciones ubicadas cerca a la carrera 50, donde esta ubicada la iglesia.

La urbanización de este barrio se dio en dos etapas, la primera fue la antes mencionada y la segunda fue cuando alrededor de aquellas urbanizaciones se empezaron a construir más viviendas y una sede social que sirvió como iglesia, sede social y escuela.

Los sacerdotes Jesuitas y el presidente de Colombia en los años de 1970- 1974, Misael Pastrana Borrero, son una parte importante en la construcción y población de este barrio, debido que los Jesuitas ayudaron a los primeros habitantes a levantar y organizar las casas donde habitaban. El ex – presidente Misael Pastrana Borrero atreves del  plan municipal llamado Casitas de la Providencia,  le adjudico a varias familias procedentes de barrios vecinos y de diferentes lugares de la ciudad algunas viviendas en este sector. De ahí que el primer nombre que recibió este barrio fue el  de Casitas de la Providencia.

“Las casas que nos dieron eran pequeñas y no estaban bien terminadas, eran de tejas, sin sanitario y nos tocaba cargar el agua de otro lugar, aunque para que a uno le dieran la casa tenía que estar casado y tener familia”  Cuenta María Griselda Mejía, quien lleva más de 50 años viviendo en Pablo VI y fue beneficiaria de Casitas de la Providencia.

Personas como María Teresa zapata que lleva más de 42 años  de vivir en este barrio cuenta que cuando ella llegó no habían carreteras y la que la mayoría de las casas eran tugurios, las personas les tocaba cargar el agua y los materiales de construcción para ir organizando las casas donde vivían.

¨Esto era un peladero, para ir al centro nos tocaba caminar hasta la carretera para coger el bus y cuando llegábamos al centro las personas nos reconocían de dónde íbamos porque llegábamos con los zapatos todos empolvados¨ dice María Teresa al recordar el inicio del barrio.

En los recuerdos de los primeros habitantes de este barrio también se encuentran el haber ayudado a construir la iglesia y la antigua sede social que tenían.  “La gente cargaba los materiales para hacer la parroquia,  la sede social y las casas donde vivían” Cuenta doña Blanca Rosa Gil, al igual que cuenta que donde ahora es el centro de salud había una cancha de fútbol y que con el tiempo todo ha ido mejorando.

Cuando el barrio estuvo más poblado, mejor organizado y constituido como barrio, sus  habitantes  tuvieron que decidir un nombre para este. Como la mayoría de los habitantes eran creyentes de la iglesia católica, en honor al Papa de la época de 1963-1978, Pablo VI, las personas decidieron que Pablo VI era el nombre indicado para su sector.  Nombre que lleva el barrio hasta la fecha.

 Proyecciones a Futuro

Inés Ofelia Cardona la actual presidente de la Junta de Acción comunal del barrio Pablo VI, es consciente que  a su barrio le hace falta inversión en temas como la educación, el empleo y la calidad de vida de las personas, también afirma que a nivel de participación al barrio todavía le falta mucho porque las personas son muy aisladas de los procesos democráticos y participativos que  se generan en este lugar.

“En el barrio es muy difícil tejer la red social porque la gente es muy aislada, además no contamos con microempresas, ni con un buen comercio” Dice doña Inés Ofelia al preguntarle por las principales problemáticas de Pablo VI.

Aun así en las proyecciones que hay para el futuro se ha pensado en la construcción de un conjunto residencial que cobije más población, ya que el barrio es muy pequeño para el número de habitantes que existen. Un parque lineal y la ampliación de la actual cancha de fútbol son otros de los proyectos que se desean lograr para este barrio.

Uno de los logros que ha obtenido este barrio en los últimos años es la nueva construcción y adecuación de la sede social, donde  programas como la tercera edad, buen comienzo, aeróbicos con el Inder y los semilleros infantiles han servido para el beneficio y disfrute de la comunidad en general.

Límites

Por el sur con la Francia
Por el norte hasta la calle 123 con la Frontera
Por el occidente desde la carrera 51 A con la Frontera
Por el oriente desde la carrera 49 c con la Isla

Total de habitantes: 4.415

Hombres:2.023
Mujeres: 2.392