El Playón de los Comuneros

PLAYÓN DE LOS COMUNEROS: 40 AÑOS DE SU HISTORIA 

“La arenera que era esto, los árboles chamisudos, los caminitos, las casitas de cartón y de tablitas, los puentes que eran un poste de luz acostado, la canilla de todos y la fila de ollas con la que recogíamos agua” Estos son los recuerdos que vienen a la mente a doña Orfa Oliva Campero de Vallejo cuando se le pregunta por la historia de su barrio, el Playón de los Comuneros.

Este sector es uno de los 11 barrios que conforman la Comuna Dos de Medellín, desde el norte  es la puerta de entrada a la comuna y a la ciudad debido a que limita con la comuna número 10 del municipio de Bello. El barrio está comprendido entre la calle 123 a la 126 con la carrera 50B hasta el límite del río Medellín.

Según doña Orfa y otros fundadores, el barrio empezó a poblarse en el año de 1968 cuando algunas personas que venían a sacar material de playa decidieron armar una especie de carpas con las cuales se tapaban del sol, después de ver que nadie decía nada empezaron a traer a sus familias y a armar ranchos de cartón, plástico o tablas.

Para el año de 1970 este lugar ya contaba con una gran cantidad de ranchos que las personas armaban donde querían y podían. Sin calles, sin servicios públicos, sólo tenían 3 pilas donde la gente recogía agua desde las tres de la mañana, las piedras de la quebrada de cañada negra y la de soya servían como lavaderos donde las mujeres madrugaban a lavar la ropa.

Los primeros habitantes de este barrio tuvieron que pasar por muchas situaciones difíciles en el momento de hacer su asentamiento, enfermedades, inundaciones y enfrentamientos con la policía que llegaba a tumbarles los ranchos, fueron unas de las tantas luchas que enfrentaron estas personas.

“Esto era un cascajero, nos tocó guerreárnosla con la ley, los policías nos tumbaban las casas y nos llevaban para el bosque donde nos hacían prometer que no íbamos a armar más ranchos, después de que nos soltaban volvíamos y los armábamos en otro lugar”, cuenta doña Blanca Esther Sánchez, que lleva 40 años viviendo en el Playón.

Al llegar el año de 1973 se conformó la Junta de Acción Comunal del barrio, con Don Jesús Ciro como presidente. Él en compañía de líderes como Amado Valle, Luz Bernarda Morales, Rubiel Toro, Jairo Tobón, Jorge Vélez el párroco y fundador de la parroquia María Auxiliadora, entre otros tantos lideres empezaron a buscar el mejoramiento del barrio en los temas de salud, vivienda, servicios públicos y legalización.

El párroco Jorge Vélez  se ingenió la forma de fiarle a cada familia 200 adobes, un bulto de cemento y un cuarto de arena para que fueran construyendo la casa de material, las personas semanalmente pagaban 5 pesos o lo que se le acomodara a su bolsillo.

Después de que empezaron a organizar y a conformar grupos que resolvían las inquietudes y necesidades del barrio llegó la hora de decir qué nombre llevaría este, para ello realizaron una reunión general donde las personas llevaron diferentes propuestas de nombre y entre tantas de ellas ganó la de doña Luz Bernarda Morales.

´´Hicimos una reunión general para ponerle el nombre y  de todas las propuestas ganó la mía, yo propuse llamarlo Playón de los Comuneros. Playón porque era un sitio donde se sacaba material de playa y Comuneros porque era de la comuna´´ Cuenta orgullosa del nombre que hasta ahora lleva el barrio del cual ella fue presidenta de la J.A.C. por más de 10 años.

Al igual que sucedió en muchos lugares de la ciudad de Medellín a este barrio llegaron grupos armados y delincuentes que  por un tiempo acabaron la convivencia y la tranquilidad de sus habitantes. “en el año de 1979 llegaron las bandas y la violencia, nadie venía  por aquí porque lo atracaban y habían muchas matanzas. La violencia empezó debido a que entraron muchos vicios, lo que generó barreras por las que no se podía pasar de un lado a otro” Relata Jairo Tobón, expresidente de la Junta de Acción Comunal del Playón de los Comuneros.

Con la conformación de un club deportivo patrocinado por Coltabaco que les regaló camisetas estampadas con la marca  de cigarrillos Piel Roja, lograron terminar con las barreras que existían y obtuvieron la personería jurídica y más adelante en el año de 1994 la legalización del barrio.

Actualmente el Playón  cuenta con dos JAC debido a que el sector conocido como María Auxiliadora o el Trompo se pobló ampliamente y sus habitantes se organizaron para constituirse  como Junta de Acción Comunal.

De toda esta historia, lucha y esfuerzos para conformar el barrio en el que hoy habitan y que muchas de estas personas fundadoras manifiestan que no cambian por ningún otro porque las casas y lo que han conseguido ha sido fruto de mucho esfuerzo, ya han pasado 44 años, los cuales fueron celebrados el pasado mes de mayo del presente año.

Eventos deportivos, culturales, desfile de las juntas comunales por las principales calles del barrio, acompañados de bandas marciales y chirimía, juegos, entretenimiento y bazar con el párroco fueron las actividades con las que del 21 al 25 de mayo se celebraron las fiestas patronales y los 40 años del Playón de los Comuneros.

Jairo Tobón como expresidente de la Junta de Acción Comunal por más de cuatro períodos reconoce que al barrio aún le falta inversión y mejoras en el campo de la salud, la educación, la recreación y la economía de los habitantes, pero también reconoce que el Playón ahora es un barrio que cuenta con todos los servicios públicos y con un gran corredor comercial donde las personas no sólo del barrio sino también de la comuna pueden encontrarse con una gran variedad de productos con precios similares a los del centro de la ciudad.

Sin duda el Playón de los Comuneros es un lugar construido por la comunidad y para la comunidad, es un lugar abierto para quien desea conocerlo y acercarse a su gente

Según Plan de Desarrollo Local 2007-2019.