Yorlady Benjumea Ocampo, pasión por el servicio social

A regañadientes se publica este perfil de la Presidenta de la Corporación MI COMUNA DOS, porque ella en su manejo justo y ecuánime “le parece que no está bien que se hable de ella”. Pero si vamos a contar la historia del periódico es obligatorio citarla, nombrarla.

Este perfil es un homenaje, un reconocimiento que el equipo de trabajo le quiere hacer. Porque si es cierto que el motor económico del periódico ha sido Presupuesto Participativo, como ya lo contamos, es innegable que el corazón y el cerebro de este proyecto es Yorlady Benjumea Ocampo.

En la bitácora de esta mujer no estaba volverse reportera, y mucho menos, ser catalogada por su comunidad como líder y la presidenta de una corporación que tiene como objeto central editar el periódico MI COMUNA DOS.

Cuando ingresó en octubre de 2008 al diplomado en medios impresos, tenía el deseo de aprender a escribir y formarse, pues si algo ha caracterizado a esta mujer, ama de casa y madre de dos hijos es el deseo de estar permanentemente aprendiendo algo nuevo.

Pero lo que menos pensaba Yorlady era que su maestro, Octavio Gómez Velásquez, fuera a descubrir un talento nato y que hasta este momento estaba oculto.

“Esta mujer por naturaleza: es periodista, es reportera. Ojalá en el aula de clase yo me encontrara —siquiera— con un 10% de estudiantes que tuvieran lo que Yorlady tiene: pasión por la comunicación, por contar historias”, dice Gómez Velásquez, docente del diplomado.

Pero más allá de la pasión por el periodismo, esta mujer tiene pasión por el servicio social. Claro está que se ha capacitado mucho para adquirir herramientas que le permitan potenciar su liderazgo, pero sin que nadie se lo dijera siempre está pensando en la comunidad, en cómo lo que está haciendo repercute para llevarle más bienestar a los barrios de su comuna.

Sin que lo estuviera buscando, al formarse la Corporación, los compañeros le propusieron que aceptara la presidencia, y sin que le gustara mucho la idea, aceptó y así empezó otro capítulo en la historia de Yorlady, en la cual desde que amanece hasta que se acuesta —incluso en sueños— está pensando en el periódico.

En estos dos años he tenido que aprender desde “cómo se maneja una empresa periodística, cómo se construye una agenda informativa, cuáles son los géneros periodísticos, cómo se enfoca una historia; pero también cómo se comercializa un periódico, cómo se toma una buena fotografía hasta todo el lenguaje propio de un periódico: coles, cmyk, etcétera”, cuenta la Presidenta de la Corporación.

Pero también ha tenido que conocer el territorio, la periferia de los barrios, las quebradas, los límites, la gente, las organizaciones sociales de base, los intereses políticos, los diversos contrastes y contextos.

Cada edición es una nueva lección. “Al hacer los recorridos para la reportería, las tomas fotográficas y la distribución, he aprendido mucho, y a la vez, ha sido lo que más satisfacciones me ha traído. Reconozco que en momentos es muy agotador el trabajo por todas las variables que hay que sortear: la violencia, la inseguridad que por temporadas se vive en los diferentes sectores y las características territoriales de nuestra comuna, (lomas empinadas, callejones, calles estrechas…) Aún con todo eso he realizado mi labor siempre decidida y con un norte muy claro: la responsabilidad que implica nuestro trabajo”.

Yorlady también señala que en estas 24 ediciones ha sido muy gratificante visibilizar y mostrarle a la comunidad los talentos escondidos, las historias que son un ejemplo de vida, los valores que tenemos.

Aunque MI COMUNA DOS tenga garantizados los recursos para la impresión, la distribución, la reportería, la edición y el diseño, no se cuenta con equipos ni recurso técnicos, ni una sede, lo cual en ocasiones ha dificultado el trabajo, incluso “hemos perdido la posibilidad de recibir en comodato unos equipos que por PP fueron priorizados para entregárselos al periódico porque no tenemos sede. A principio de año nos montamos en el gasto de una sede, pero tuvimos que entregarla porque estaban generando unos gastos que no están contemplados en el presupuesto inicial y no se estaban percibiendo recursos adicionales para sostenerla”, cuenta la Presidenta de la Corporación.

Los puntos blancos y los puntos negros

Si algo caracteriza a Yorlady es su postura crítica, nunca está conforme con los resultados, siempre está buscando otra manera de hacer las cosas mejor y que generen más impacto en la comunidad por la que trabaja. En ese orden tiene muy claro que lo que más le gusta del periódico y de este proceso es la sensación que le produce cuando llega cada mes la edición y se destapa y se ve, se huele, se palpa el esfuerzo, los trasnochos de semanas atrás. “Quienes hemos participado y nos hemos involucrado en esto hasta los tuétanos sabemos que es como parir un hijo: esa alegría que se produce cuando después del dolor se tiene entre los brazos al pequeño, pero luego viene nuevamente las preocupaciones y la rueda tiene que empezar a girar”.

También le causa mucha alegría cuando por informes de profundidad que se han publicado en el periódico se ha logrado resolver conflictos entre la comunidad y algunos contratistas, como en el caso de la construcción de mejoramientos habitacionales de La Herrera, que con los reportajes emitidos en dos ocasiones, se logró que a la comunidad se le dieran respuestas y soluciones.

Yorlady dice que le molesta —y no lo puede evitar— que algunos ciudadanos, y otros, que actúan como representantes de organizaciones y líderes de comunitarios disfrazan o anteponen sus intereses particulares a la hora de participar en la construcción del contenido temático del periódico y creen que porque es un periódico que se realiza con recursos públicos se deben complacer los egos y los intereses particulares. Para ser más específicos a lo que se refiere con esto Yorlady es que los líderes de algunas organizaciones piensan que el periódico debe cubrir y reseñar su evento particular.

“Primero que todo el periódico es un espacio físico limitado, las páginas no estiran, así que hay que decir qué se publica y que no, en este ejercicio nos ha tocado también educar a los líderes y a las fuentes, en qué es una agenda informativa y con qué criterio es que se seleccionan los temas”.

Conscientes de que cada vez más gente quiere estar en el periódico y contar su historia, en la actualidad se está construyendo un sitio Web donde no solo se volcarán los contenidos editoriales de la edición de papel, sino que también con mayor periodicidad estaremos informando a toda la comunidad de lo que está sucediendo, así se podrá publicar un mayor número de información y reseñar más eventos y actividades que se realizan en la Comuna.

“La edición de papel queremos que cada vez más se especialice en entregar información de análisis y profundidad que permita a los líderes y a los ciudadanos construir soluciones que mejoren la calidad de vida de la comunidad. Así lo hemos venido haciendo y queremos continuar en esta línea. El problema es que la gente no lee, no se pellizca. En este año hemos publicado informes especiales de salud mental, el estado de la infancia de nuestra comuna, embarazo en adolescente, por mencionar sólo algunos temas, en donde con cifras exactas y planteamientos claros de solución o cambio se dibuja el panorama. Pero lo más preocupante es que no ha habido pronunciamiento de la comunidad, los ciudadanos o los líderes. El siguiente paso lo deben dar ustedes, esa es su responsabilidad, la de nosotros es informar con calidad”, enfatiza la líder.

Por último, Yorlady sueña con “que el periódico se constituya en puente de comunicación entre los barrios de la comuna, haciendo visibles actores y situaciones invisibles, aportando a la construcción de una memoria colectiva en contenidos e imágenes, incentivando la lecto-escritura, promoviendo una opinión pública crítica y fomentando la participación ciudadana”, ese es su mayor anhelo que tiene: que la comunidad sienta que el periódico es su herramienta pedagógica que promueve la transformación social de sus problemáticas, concluye con una sonrisa en su rostro y con el cansancio de estos días tan estresantes de trabajo, pues estamos trabajando con los motores a toda marcha para que ustedes tengan las últimas ediciones del año.

 

Acerca de Mi Comuna 2

El periódico MI COMUNA 2 es un medio de comunicación de la Comuna 2 – Santa Cruz, de la ciudad de Medellín. Con un tiraje mensual de 13.000 ejemplares y 16 páginas a full color, el periódico ha publicado más de 69 ediciones, algunas de ellas financiadas con recursos de la Corporación Mi Comuna, la entidad que lo administra. Desde el inicio el equipo de trabajo de este medio se propuso contribuir con el desarrollo local, social y comunitario a partir de la construcción de espacios de encuentros, es por ello que la realización de cada edición tiene como ingrediente principal la participación de los habitantes de la comuna.

Articulo relacionado

Los procesos de comunicación comunitaria en la defensa de lo propio: el territorio

Contexto de ciudad: una ciudad con planeación urbana popular Medellín, es una ciudad que pasó …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *