Una historia que refleja varias realidades

 

Fotografía y apoyo periodístico Natalia Delgado

Escrito para la web Elizabeth Espinosa

 

Anderson Darío Montes Álvarez, tiene 13 años y vive en una casa alquilada del  barrio Palermo, la cual habita con  sus abuelos maternos, dos hermanos y su madre.

Darío tiene una condición diferente a muchos niños. A los siete años fue diagnosticado con distrofia muscular progresiva, una condición de vida que ha destinado a éste joven a situaciones vulnerables de educación, salud física y sicológica.

La enfermedad de Darío  lo obliga a desplazarse en una silla de ruedas y con el transcurrir del tiempo perder paulatinamente la memoria y la capacidad de dormir.

En la escuela, él reconoce gran dificultad para los cursos de lengua castellana, matemáticas y educación física. En la EPS, la familia de Darío tuvo que exigir el derecho a la salud a través de una acción de tutela. En la calle, él ha  sido blanco de burla y rechazo para algunas personas. Y en el hogar, la familia ha representado para el joven un apoyo constante.

Casos como el de Darío Montes son muchos, por eso les invitamos a participar en nuestra encuesta educativa.

Articulo relacionado

La salud bucal no se debe descuidar

Beatriz González, técnica profesional en salud oral, nos comparte algunas pautas y recomendaciones para una …

Comentar este artículo