Tiempo para la familia

La temporada de fin de año permite, entre muchas cosas, reunir al grupo familiar alrededor de motivos alegres, de esperanzas en tiempos por venir, para recordar los años idos, hacer balances y formular promesas.

Nuestro territorio, como familia, tiene también la oportunidad de reunirse. Este es el tiempo para el regreso de los que salieron de casa buscando oportunidades y tierra de promisión por todo el país y por todo el mundo. Volvemos a ver rostros familiares, con unos años de más como nos ven a nosotros.

Pero, sobre todo, este tiempo del año debe servir para renovar las promesas con los niños. La llegada del Niño Dios, aunque no tengamos la fe de la infancia, es la fiesta de los menores, su ilusión y su alegría es el motivo para las nuestras.

La celebración con prudencia y moderación en los adultos les va a dejar el mejor recuerdo a quienes nos reemplazarán, un día, en el trabajo de ser adultos.

Al rezo de la novena, que practicamos la mayoría de los colombianos, hay que unir el respeto y la tolerancia con las ideas ajenas, con los derechos de los demás y, en especial, con los derechos de los niños que, por Constitución y por convicción, están por encima de los derechos de los adultos.

La quema de pólvora implica exponerlos a riesgos innecesarios cuyas consecuencias pueden quedar marcadas para siempre en sus cuerpos y sus rostros. Ya las autoridades médicas departamentales alertaron sobre el crecimiento de personas con heridas producidas por los juegos detonantes. Es una decisión que permite demostrar la responsabilidad que tenemos con ellos.

Las fiestas son un espacio, también, apropiado para enseñar la responsabilidad alrededor del consumo de licores. Mañana es otro día y todavía tenemos muchas razones para seguir celebrando. A los comerciantes, el llamado para que no les expendan bebidas embriagantes a los menores.

En medio de las celebraciones, habrá que tener un espacio para la reflexión: la Comuna 2 – Santa Cruz  ha mejorado su calidad de vida en muchos aspectos pero seguimos teniendo grandes tareas que resolver y en 2011 habrá otras urgencias que salvar.

Volver a la familia, al espacio sosegado del hogar, nos debe permitir pensar en nuestros deberes ciudadanos, en el respeto que merecemos y que, por tanto, merecen quienes comparten con nosotros el espacio vital, la calle, el barrio, el municipio.

La llegada de un nuevo año no sólo implica un cambio en el calendario: debe servir, así mismo, para que juntos replanteemos nuestra actitud frente a la vida. Somos solidariamente responsables por la vida de la comunidad donde estamos, que no sólo pertenece el futuro en los servidores públicos en quienes delegamos la administración de los asuntos comunes. Vivimos en un país de inmensos recursos pero con limitadas posibilidades y su administración también debe atender al interés general.

Para MI COMUNA DOS esta época no significa un receso en sus actividades. Los responsables, desde sus cuadros directivos hasta quienes nos acompañan con tareas en apariencia más sencillas pero igualmente importantes, el trabajo continúa.

Sólo haremos una breve pausa para darles las gracias a todas las personas y entidades que, en forma creciente, ven en esta propuesta una alternativa válida para la Comuna 2 – Santa Cruz. A los anunciantes y proveedores, nuestro sentido agradecimiento por la confianza. A nuestros lectores, por creer que podemos contar historias, desde la palabra y la imagen, donde se reivindican a hombres y mujeres de esta región. A los gobiernos locales, por su disposición para llevar adelante nuestro trabajo. Para esta organización, el 2011 será un año de muchos esfuerzos, de consolidación de los proyectos.

Acerca de Mi Comuna 2

El periódico MI COMUNA 2 es un medio de comunicación de la Comuna 2 – Santa Cruz, de la ciudad de Medellín. Con un tiraje mensual de 13.000 ejemplares y 16 páginas a full color, el periódico ha publicado más de 69 ediciones, algunas de ellas financiadas con recursos de la Corporación Mi Comuna, la entidad que lo administra. Desde el inicio el equipo de trabajo de este medio se propuso contribuir con el desarrollo local, social y comunitario a partir de la construcción de espacios de encuentros, es por ello que la realización de cada edición tiene como ingrediente principal la participación de los habitantes de la comuna.

Articulo relacionado

Los procesos de comunicación comunitaria en la defensa de lo propio: el territorio

Contexto de ciudad: una ciudad con planeación urbana popular Medellín, es una ciudad que pasó …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *