Solidaridad: lo bueno de los vecinos

La vecindad es el espacio de los buenos días, del disfrute de encontrarnos y de la convivencia, también es donde los problemas se resuelven entre varios y donde el bienestar de uno, es la alegría de todos.

En muchos de los barrios de nuestra ciudad la vecindad es una fiesta, desde el saludo cotidiano hasta la preocupación genuina por las dificultades del otro son el pan de cada día. Muchas veces he visto solidaridad cuando el dolor se les hace insoportable y cuando todo su mundo parece fracasar.

Ese amor por el otro, por su bien, lo conservan en el tiempo. Recuerdo como en el barrio Altos de la Torre un grupo de mujeres, dándose cuenta de las dificultades económicas por las que pasaba una vecina, se organizaron para garantizar que todos los días tuviera comida, y para que no se sintiera mal por saber que todas estaban enteradas, nombraron a una para que en cada jornada, y solo a nombre de ella, llevara hasta su casa los alimentos que todas preparaban.

Nuestros barrios están llenos de gestos como estos, de historias comunes, donde se comparten esfuerzos para construir un mejor lugar para vivir. Muchas veces, incluso a pesar del dolor, allí se generan hermosos lazos de fraternidad que le permiten a sus habitantes atravesar cada día con más
fuerza y esperanza. Para eso sirven las redes de amor y la vida en comunidad, está comprobado.

La vecindad es eso que ocurre cuando salimos de nuestros paraísos de seguridad para encontrarnos con el otro y convivir.

Hace unos años, en el corregimiento Altavista, conocí sobre un convite que se organizó para ayudar a un niño que padecía una enfermedad que le impedía desplazarse por sus propios medios. Los vecinos adecuaron una silla, a la que con el tiempo le fueron introduciendo ingeniosas reformas, y
organizados en grupos, se turnaban para llevar al niño al colegio cada día. Durante años lo trasladaron entre escalas y dificultades del terreno hasta que el chico pudo graduarse.

Si todos nos atreviéramos a dejar nuestras trincheras de seguridad y diéramos pasos para construir una vida en comunidad, si por un instante nos preocuparan los problemas del otro, si nos dispusiéramos a pedir ayuda al vecino cuando tenemos una dificultad, si pensáramos por un instante que tenemos más cosas en común de las que creemos e hiciéramos un pequeño esfuerzo por ponerlas al servicio de la convivencia, si copiáramos de nuestros ancestros el amor por el vecino, ¿no creen que estaríamos construyendo una ciudad más amable?

Y tú, ¿sabes quiénes viven en la puerta de al lado?, ¿te ayudan en algo?, ¿podrías ayudarles?

Por Gerardo Pérez, Bajo la piel de Medellín.
Revista Comfama, edición abril, #457

Acerca de Mi Comuna 2

El periódico MI COMUNA 2 es un medio de comunicación de la Comuna 2 – Santa Cruz, de la ciudad de Medellín. Con un tiraje mensual de 13.000 ejemplares y 16 páginas a full color, el periódico ha publicado más de 69 ediciones, algunas de ellas financiadas con recursos de la Corporación Mi Comuna, la entidad que lo administra. Desde el inicio el equipo de trabajo de este medio se propuso contribuir con el desarrollo local, social y comunitario a partir de la construcción de espacios de encuentros, es por ello que la realización de cada edición tiene como ingrediente principal la participación de los habitantes de la comuna.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *