Sesenta años de liderazgo no llegan solos

“¡Cuándo pasó tanta cosa dios mío bendito!”, dice María Nubia Villa de Castaño, mientras recuenta los reconocimientos que ha recibido durante 60 años de liderazgo. Así, una vez más, fue homenajeada por una trayectoria “invaluable al desarrollo de su sector con su valioso y firme trabajo comunitario en pro de la comunidad y la ciudad”, plasma en el acta conmemorativa entregada el 13 de octubre por la Secretaría de Participación Ciudadana de la Alcaldía de Medellín.

Hija de María Virgina Castaño y Roberto Villa Hernández, dice que su liderazgo es innato, cuando desde la escuela primaria siempre tuvo actitud de servicio para sus compañeras y era reconocida constantemente en el ‘libro de oro’ de la escuela Francisco Cristóbal Toro de San Cayetano. Trae al presente las palabras que su madre decía: “Esta muchacha tan sobresaliente algo va a ser en la vida”. Recuerda como si fuera ayer que el uniforme era de color fucsia y blanco, zapatos negros y medias blancas con un gorrito parecido a la que usan los obispos.

Villa de Castaño ha sido una mujer con una mente que lo quiere todo y lo puede todo, cuenta que le decían. Y no es para menos: gestionaba con las secretarías de turno, con los líderes y lideresas, tramitaba papelería, y a la vez, educó diez hijos y atendía su hogar. A la energía de la juventud le atribuye el haber sido capaz de tanto. Después de muchos años de trabajo incesante hay en la comuna un legado suyo que disfrutan las nuevas generaciones.

Sonia Jaramillo vive en la comuna hace 45 años, también es lideresa y conoce el trabajo de María Nubia Villa hace 23. Se alegró mucho – dice- cuando la Secretaría le hizo el reconocimiento por su trabajo y aporte a la comunidad: “Yo me siento muy orgullosa de tener una lideresa como ella”. Entre risas confiesa que se le debe la fiesta. Agrega que en otras facetas es una súper mamá, una súper abuela y bisabuela; sus hijos van todos a almorzar a la casa, se reúnen y salen a pasear juntos.

María Nubia le tiene un amor especial al estudio de toda la vida. Ha aprendiendo desde modistería y manualidades, hasta temas políticos y protección a moradores en diplomados y seminarios. Por la educación se le percibe una sensibilidad especial. No es casualidad que haya hecho parte de la gestión del primer colegio del sector, República de Honduras, así como la Institución Educativa Ciro Mendía y otras más. “¿Dónde va a parar una comunidad que no es estudiada?” advierte ella.

Una de tantas admirables anécdotas contadas: “Hasta los antisociales. Yo iba por ahí a las nueve de la noche cuando me salían y pensaba: ¡oh Dios me van a atracar! Y mentiras. Se me acercaban y decían: madre, le vamos a pedir un favor, para ver si nos ayuda que no estamos estudiando. Yo les decía, vean a ver cuándo y yo voy con ustedes. donde los rectores para que estudien y les gestiono cuadernitos. Los llevaba y firmaba la matrícula para que estudiaran”.

Como referente de liderazgo resalta el valor de las buenas relaciones y el trabajo conjunto, explica la lideresa que coge siempre lo bueno para su comunidad porque quiere el bien para todos, no el bien para ella sola. Siempre buscando gestionar más, por ejemplo, veía que si solo había estudio hasta cuarto de bachillerato (en aquél entonces), se preguntaba: “¿si van a hacer el 10 y el 11 para dónde pegan?”.

Cuenta su colega Sonia Jaramillo, que la homenajeada es reconocida en la comuna por su tenacidad, su don de humanidad y de servicio: “Es una mujer de armas tomar, no decae. Si le toca sacar de su bolsillo va y gestiona; saca su comunidad adelante. Para la muestra de un botón: el barrio con mejor movilidad de la comuna es La Rosa”. Así esa vocación la exhorta a caminar las calles de su barrio observando su entorno, enfocada siempre en querer mejorar algo más para la sociedad.

Ha sido una mujer política, elegida a la JAC por cinco ocasiones, habla de este tema con propiedad en el ámbito local y nacional. Con el tono de voz de una mujer que conoce, que ha sido activa, en su casa ha recibido la visita de senadores, diputados, alcaldes y concejales. Aprovecha la tertulia sobre para invitar a los jóvenes a siempre estar al servicio de los demás y mantener una buena voluntad: “porque lo que se hace de voluntad se hace con responsabilidad y respeto”. A los nuevos liderazgos femeninos les dice que: “La mujer es digna desde que nace hasta que se va. Saber aprovechar la libertad y no perder el norte para estudiar, para prepararse”. Resaltando la educación para que su papel en la sociedad sea más preponderante.

Con el acompañamiento de Dios, porque se ha encomienda a él para que le dé las fuerzas de seguir adelante con su trabajo, dice que seguirá hasta que pueda. Del mismo modo, Sonia Jaramillo pide que la bendiga, que la siga fortaleciendo, que le de mucha fuerza y salud para que los siga acompañando por muchos años más.

Por Miller Rivera

Articulo relacionado

Sexting sextorision pornovenganza, grooming

¿A qué riesgos nos enfrentamos con las nuevas relaciones a través de Internet?

Internet es actualmente  una herramienta muy importante en nuestras vidas, el trabajo, la educación, el …

Comentar este artículo