Inicio / Deportes / “No todo se lo podemos dejar al fútbol”
"Pelusa" Pérez en el Columbus Crew de Estados Unidos. / Fotografía Tom Pidgeon / ALLSPORT

“No todo se lo podemos dejar al fútbol”

El exfutbolista John Wilmar Pérez, o “La Pelusa Pérez” como la mayoría de personas lo conocen, es un talento nacional criado en el barrio Villa del Socorro. Su trayectoria futbolística y experiencia dentro y fuera de las canchas le han dejado grandes enseñanzas a nivel profesional y personal.

“No le podemos dejar todo al futbol”, así dice textualmente John Wilmar Pérez, mejor conocido en el mundo del fútbol como “La Pelusa Pérez”. Él es un exfutbolista antioqueño muy recordado por la hinchada del Deportivo Independiente Medellín, club en el que dio sus primeros pasos como profesional y donde desarrolló gran parte de su carrera. También estuvo en las filas del América de Cali, Deportivo Cali y el Columbus Crew de Estados Unidos; formó parte, además, de la Selección Colombia en diferentes procesos como la clasificación a los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992 y la eliminatoria para el Mundial de Estados Unidos 1998.

Este hombre más allá de ser un gran futbolista, tiene una historia de vida interesante que quizás no es muy conocida y vale la pena resaltar. “La Pelusa” es el único hijo varón de una familia compuesta en su mayoría por mujeres; pasó su infancia en las calles del barrio Villa del Socorro de la Comuna 2 de Medellín, y aunque fue una época marcada por la violencia logró desempeñar una buena crianza fundamentada en los principios del hogar. “Él es un hombre sencillo, es muy buen hermano y hasta buen hijo”, estas son algunas cualidades que resalta su padre Luis Enrique Pérez, características que describen a un hombre que no contó con muchos recursos dadas las condiciones en las que se encontraba su territorio. Desde sus inicios como practicante de este deporte siempre demostró pasión por lo que le gustaba sin importar las dificultades que se le presentaban, a tal punto que en ocasiones practicaba descalzo porque no contaba con un par de zapatos para jugar.

Al principio no era muy constante con la preparación y los entrenamientos, pero vivió una situación que le cambiaría la forma de ver las cosas. Uno de sus primos quien lo ayudó a ingresar a un equipo de la Liga Antioqueña fue asesinado en medio de los conflictos barriales que eran muy comunes en esa época, lo que lo llevó a tomar el fútbol como algo serio, y fue a partir de allí que comenzó su recorrido como deportista, más adelante se convirtió en su profesión.

 Jhon Wilmar solia visitar en sus vacaciones o descansos el barrio donde nació. 
La Cancha de Villa del Socorro era el escenario de encuentro con su vecinos.

Después de haber llegado al ocaso de su carrera llena de muchas experiencias, Wilmar se pregunta cómo podría continuar su vida laboral teniendo en cuenta que aún es una persona joven, pero se encuentra con una dificultad que no previó: cuando era joven se dedicó mucho al fútbol, dejando de lado aspectos importantes como su educación, decisión de la que se arrepiente y lo motiva a dejar un mensaje a los jóvenes que tienen la ilusión de algún día ser futbolistas profesionales: “Primero es el estudio, hay que prepararse para el futuro porque uno no sabe que se puede venir más adelante; está bien luchar por el objetivo de ser un futbolista y si se presenta la oportunidad igual hay que prepararse en otros campos para que el día que se llegue la hora del retiro puedan tener algo que hacer”.

“La Pelusa Pérez”, un hombre con amplia trayectoria futbolística de trascendencia nacional e internacional, dos veces ganador del torneo colombiano y jugador de la Selección en varias categorías, evalúa lo que ha sido su vida hasta ahora y concluye con la frase que inicia este artículo: “no le podemos dejar todo al fútbol”.

Por Sebastian Henao Arango

Acerca de Mi Comuna 2

El periódico MI COMUNA 2 es un medio de comunicación de la Comuna 2 – Santa Cruz, de la ciudad de Medellín. Con un tiraje mensual de 13.000 ejemplares y 16 páginas a full color, el periódico ha publicado más de 69 ediciones, algunas de ellas financiadas con recursos de la Corporación Mi Comuna, la entidad que lo administra. Desde el inicio el equipo de trabajo de este medio se propuso contribuir con el desarrollo local, social y comunitario a partir de la construcción de espacios de encuentros, es por ello que la realización de cada edición tiene como ingrediente principal la participación de los habitantes de la comuna.

Articulo relacionado

La cancha de Villa del Socorro ya no es de arena

A la reconocida cancha de arena de Villa del Socorro, donde se han perfilado reconocidos …