“Mi comuna 2 me enseña a caminar, a soñar, a ir más allá de lo superficial”

Hace 22 años vivo en la Comuna, en el barrio La Francia y hace 3 hago parte del periódico Mi Comuna 2, un espacio que me ha permitido conocer, aprender, contar lo que pasa y lo que significa mi comunidad y mi territorio.

En el 2015, iniciando mi carrera universitaria, llegué al espacio de periodistas comunitarios del periódico Mi Comuna 2 gracias a que resido en este sector de Medellín. A pesar de estar formándome en comunicación social y periodismo no tenía mucho conocimiento en el tema de lo comunitario, mis intereses estaban encaminados hacia lo comercial pero este medio transformó por completo mi pensamiento frente a lo que se puede lograr y crear desde esta profesión y, lo que era para mí un gusto, se convirtió en una pasión y una apuesta de vida.

Descubrí que mediante lo comunitario se puede cambiar un territorio que ni yo misma en ese instante quería. Mi propósito era terminar la carrera para ganar dinero y abandonar la Comuna, dejar de lado las lomas, la violencia y la “falta de oportunidades”; gracias a Mi Comuna 2 aprendí que en lugar de marcharme, podía aprender a conocer mi entorno, a escucharlo y amarlo para transformarlo, me di cuenta que “las lomas” no solo son largas y agotadoras sino que llevan sobre sí muchas historias, incluso desde su construcción: descubrí cómo nacieron las escuelas en las que mis vecinos y yo nos formamos, el origen de los múltiples hogares que poblaron lo que no era más que “barro colorao” y peligro, las luchas que muchas personas se vieron obligadas a enfrentar al llegar desplazados por la violencia en la ciudad y el país. Aprendí el significado de convite y el significado real de comunidad, que de nosotros mismos como habitantes depende crear oportunidades.

Cabe resaltar que con este periódico no entendí lo comunitario por una teoría sino desde el hacer, mediante el consejo de redacción y con la iniciativa de Día Naranja donde es el equipo del periódico el que va hasta los barrios que conforman la Comuna para indagar intereses, problemáticas y lo que la gente quiere ver publicado en su propio medio, que puedan sentirse identificados y puedan participar.

En este espacio he tenido la oportunidad de participar mediante la actividad puerta a puerta, donde un equipo colaborativo se distribuye por los alrededores del barrio donde se esté haciendo el Día Naranja y casa por casa invitan a las personas a conocer su periódico, a participar en los talleres que ese día se están  brindando y a conversar frente a lo que se podría escribir en Mi Comuna 2, problemáticas, historias, personas que merecen ser resaltadas, necesidades y demás.

Allí entendí lo que conlleva trabajar con y para la comunidad, la diferencia de la comunicación y el periodismo que se limita a lanzar información con la que busca reflejar una historia que construya y que logre incluir a quienes quieren y necesitan ser escuchados, el tipo de contenidos que busca generar opinión e identidad.

Además hice parte del proceso de distribución donde casa por casa se hace la devolución de esos temas que las personas propusieron, es una experiencia muy satisfactoria ver cómo se alegran al recibirlo, se sientan a leerlo y quienes van pasando por las calles lo reclaman para llevarlo a sus casas.

Cada paso para construir este periódico me muestra lo que dicho concepto de periodismo comunitario engloba, la toma de las fotografías, el acompañamiento de un equipo entero para la escritura de  artículos y la distribución mano a mano; el constante contacto con la población que abarca, el no separarse sino ser comunidad haciendo para la comunidad.

Mi comuna 2 me enseña a caminar, a soñar, a ir más allá de lo superficial, me motiva a sentipensar mi territorio, escuchar y contar sus historias, escribir unas nuevas y aportar a que más personas, al igual que yo, aprendan a querer y apropiarse del lugar que habitan y puedan visionar otra Comuna 2 posible.

Acerca de María Lorena Tamayo Castro

Soy estudiante de comunicación social periodismo, guiada por la utopía del cambio y el sentipensar del vivir, desde hace algunos meses pertenezco a Mi Comuna 2, un proceso que logra cautivarme y fortalecer mi fe en lo social. Mi mayor amor son los gatos y las miradas de quienes miran.

Articulo relacionado

Algarada Juvenil: 27 años transformando a través del teatro

Diversos procesos culturales de la Comuna surgieron para resistir a la guerra en los años …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *