Fotografía de www.convivamos.org

Memorias de resistencias y construcción de paz

La salsa de la orquesta Siguarajazz, hecha en Manrique, fue el acompañamiento perfecto para lo que se estaba cocinando en la Nororiental. Con la canción Fruku’s Boogaloo dio inicio la conversación que ya es habitual cada mes en la conmemoración de los 100 años de la Comuna Nororiental de Medellín.

Los invitados a este encuentro tenían la sazón perfecta para el plato que se estaba preparando, Memorias de Resistencias y Construcción de Paz fue el nombre que recibió la conversación del 20 de octubre que contó con la participación de Max Yury Gil, coordinador de la Comisión de la Verdad en Antioquia y el Eje Cafetero, Danelia Guarín y Aura Serna, habitantes de la Nororiental e integrantes de la Mesa Municipal de Víctimas, Gerard Martin, investigador y consultor independiente y en la moderación estuvo Claudia Rengifo, integrante del colectivo de Memoria Histórica Raíces.

El panel de invitados tenía la sazón y este encuentro ya daba aromas de lo que sería un viaje de historias por la Comuna Nororiental, mientras se analizaba lo que estaba pasando en el país en ese momento. 

El periodo de urbanización popular fue el primer ingrediente de la conversación.  La presencia de los curas de la teología de la liberación, los convites y las luchas por el derecho al techo, le dieron un toque de sabor a este diálogo: en 1955 habían 358.000 habitantes y en 2005 pasó a tener 2 millones y medio de habitantes.

El segundo ingrediente de esta preparación se utilizó para recordar una generación caída, que no nació pa’ semilla, llena de desesperanza y de No Futuro a reconocer una generación que resiste, que sueña, se organiza y cuentan la otra historia, la que no vende películas, ni libros, pero que transforma y aviva la esperanza.

El profe Molina en la Universidad de Antioquia nos decía: le hemos contado mucho a los jóvenes de Rodrigo D. No Futuro, de Rosario Tijeras, de esta marca trágica de las juventudes colombianas y sobre todo las de Medellín, pero no les hemos contado de ese Rodrigo D que sí tuvo futuro, ese Ramiro Meneses que también fue director de cine, que también es fotógrafo, que también es artista y que pudo construir un futuro”.
1
Claudia Rengifo
Integrante del colectivo de Memoria Histórica Raíces

El siguiente ingrediente fue la urbanización de la guerra. A principios de la década de los 90, Medellín es denominada la ciudad más violenta del mundo, sin salir del flagelo del narcotráfico las guerrillas crean una estrategia de incursión urbana, se pasó a hablar, rápidamente, de pillos a milicianos. Max Yuri Gil aporta un dato a la conversación, “en 1991, Medellín tenía 6.800 homicidios, eso significa 17 homicidios diarios, un homicidio prácticamente cada hora y cuarto, esa era una barbaridad”.

De la urbanización de la guerra la conversación saltó al mandato por la paz. La sociedad colombiana organizada, cansada de la violencia, crea asambleas en todo el país y reclaman que Colombia necesita construir un camino de la paz. De esa forma llega la constitución política de 1991 con una gran apuesta para fortalecer la participación ciudadana.

Paralelamente desde el gobierno nacional se nombra la Consejería Presidencial para Medellín que entre 1990 y 1994 garantizó un apoyo desde la nación a la ciudad, era un programa muy focalizado sobre los barrios populares que ayudó a visualizar los problemas que teníamos en los años 80 pero que quedaban bastante invisibilizados. Gerard Martin opina que “lastimosamente se elimina la Consejería Presidencial para Medellín con el gobierno Samper, un gran error, porque se habría podido continuar y ayudar a crear procesos más acertados”.

Pero el sabor de esta conversación se lo puso la palabra, el compartir de historias y vivencias de habitantes de la nororiental, mujeres valientes que luchan y resisten, de investigadores e instituciones que crean relatos para las actuales y las nuevas generaciones porque hablar de memorias en la Zona Nororiental de Medellín “no es ensaladita Light” como dice el Gran Combo de Puerto Rico.

Seguimos celebrando 100 años de historias, luchas y resistencias, Nororiental, 100 años que no han sido de soledad.

“Es fundamental seguir escuchandonos para construir esa memoria, pero también para tener las esperanzas de construir la paz y el territorio” 

Luz Danelia Guarín

“Felicitaciones por un siglo. Yo creo que es muy difícil encontrar un sector de la ciudad que en sus 100 años, todavía guarda la energía que expresa la nororiental” 

Gerard Martin

“Gracias a las organizaciones como ustedes, que hacen esa labor en la Zona Nororiental de Medellín, a la labor de los liderazgos que están participando acá, son 100 años de historias y resistencia, ahí está el potencial transformador de esta ciudad” 

Max Yuri Gil

La Alianza Nororiental Corporación Convivamos – Fundación Sumapaz – Corporación Mi Comuna – Corporación Cultural Nuestra Gente.

En estos 100 años – suman también:

La Cuarta Estación – La Esquina Radio- Universidad Nacional Sede Medellín– Iner Universidad de Antioquia – Urbam EAFIT – Centro de Desarrollo Cultural de Moravia – Comfama – Alcaldía de Medellín

Reviva aquí la conversación Memorias de resistencias y construcción de paz

Articulo relacionado

¿Qué tanto ha afectado las clases virtuales y el trabajo en casa la salud?

Desde mediados de marzo con el inicio del confinamiento obligatorio la cotidianidad de millones de …

Comentar este artículo