Lucas, Loki, Nativo, un cantautor que viaja por el universo de las melodías

“El indio con su cholita sale muy de madrugada a trabajar con los surcos del patrón que descansa, parecen regando nubes con el sol de la mañana, acariciando la tierra, cultivando su esperanza…”

John Jairo Claro

Con este bambuco empieza la pasión musical de Lucas, un artista que entre melodías expresa su ser. Tenía 13 años en su primera presentación a multitudes: 2000 personas en el Teatro Metropolitano; era el Festival “De la Paz a la No Violencia” con un especial de música colombiana. Mucho antes había empezado con el canto en eventos de colegio, lo que lo llevó a participar en este festival.

Hace 15 años se dedica a las melodías con su voz y su guitarra. Su camino ha pasado por muchos ritmos como el punk y el reggae en diferentes bandas y proyectos personales. “La música para mi viene de mi familia. Por parte de mi papá, -los Velásquez- todos son artistas. Mi tía Gladis es escritora y gracias a ella tengo la vena escritora. Mi papá es guitarrista y cantante, muy apasionado. Ese es el inicio de todo”.

Para la presentación en el Teatro Metropolitano, Lucas debía escoger una canción entre las 32 que le dieron en un CD y,  El Indio con su Cholita fue la que le causó conexión y ganas de cantar. Hoy, varios años después, tiene un proyecto personal llamado Nativo Music que para él representa la idea de que somos hijos de la tierra pero también de las estrellas, somos hijos del universo, todos somos nativos, es la descripción de la libertad dentro del planeta. Al recordar esto se da cuenta que, sin pensarlo, las raíces y lo ancestral han estado siempre presentes invitándole a entonar sus sonidos.

Un universo de sentidos

“Imagínate cerrar los ojos y empezar a viajar en un montón de sensaciones dulces, amargas, otras sin sentido; sentir hormigueos como si una llama creciera dentro de ti o como si los planetas se movieran de maneras diferentes”. Para este músico, tener la guitarra en sus manos es un desborde de pasión y acompañar la melodía de las cuerdas con su voz es permitirse expresar todos sus sentires y emociones, él lo define como “ser viento, consumirse en llamas hasta ser humo y viajar”.

En este universo las músicas son infinitas, Lucas disfruta escuchar canciones en las que siente que hay un pedazo de alma del artista, que lo conmueven y le hacen sentir paz, emocionalmente completo, como la música japonesa y las canciones de John Mayer que a través de la melodía reflejan la esencia de quien las interpreta. Esto es lo que busca también en sus composiciones, cada una de sus canciones nace de una manera distinta, dependiendo de las circunstancias, algunas surgen de un momento o persona que marca su vida, otras como si una puertecilla se abriera en su cerebro y apareciera un proyector enviando información, notas y letras para transmitir amor. Para él, el amor es lo que envuelve todo en la existencia, la fuente de vida, así como la libertad, la pasión y la magia de las emociones.

El nombre: un acto de rebeldía

Lucas, Loki, Nativo. Para cada obra musical hay un nombre artístico diferente; para este cantautor el cambio constante de nombre es una rebeldía contra la sociedad pues, cuando un artista tiene su nombre, crece con él y alcanza un prestigio, una fama no puede volver a su vida, a su tierra, a lo que es y esto va en contra de su idea de libertad. El cambio de nombre le permite ser varios músicos, explorar sus formas de sentir y hacer música hasta llegar a un punto que no necesite un nombre: “es la idea de algo que me compartieron los teatreros -la primera jaula de la que debes salir cuando naces es tu nombre- es la necesidad de salir otra vez de la jaula a otro lugar, a otra jaula, estar en busca de la libertad, la jaula nunca va a volver a ser igual nunca más”. Actualmente su nombre es Nativo pero al terminar esta obra, lo cambiará y empezará con otra.

En su trayectoria se ha encontrado con amigos y lugares que le han permitido seguir soñando. Tal es el caso de Casa Lesmes, una familia musical de muchos años donde ha encontrado apoyo, su lugar de ensayo y un espacio ideal para hacer eventos. Para él, se han convertido en una hermandad, así como la comunidad underground, personas que ha conocido en sus demás pasiones como escritor y gestor cultural.


Mira aquí la presentación de  Nativo Music en la agenda cultural de la Casa para el Encuentro Eduardo Galeano

 

Articulo relacionado

Eah María ¡que empanadas!

Las empanadas hacen parte de nuestra cultura popular, es uno de los alimentos más apetecidos …

Un comentario

  1. Gracias por está hermosa Nota <3

Comentar este artículo