Cuidar los espacios comunitarios es cuidarnos nosotros mismos

El deterioro de los espacios comunes nos resta bienestar a todos los habitantes de la comuna, por eso cada vez que los usemos procuremos hacer  lo que enseña el dicho popular: “Cuídelo como si fuera suyo”. Es decir, cuidémoslos porque son nuestros.

En muchas oportunidades en las páginas de este medio de comunicación les hemos narrado diversas historias que hacen parte de la fundación de nuestra comuna. En ellas les hemos contado cómo los primeros habitantes de estos barrios utilizaron los recursos que tenían disponibles para edificar las iglesias, colegios, canchas, centros de salud, unidad hospitalaria, parques y demás lugares que son para nuestro beneficio individual y colectivo; porque en estos nuestros hijos, padres, hermanos, sobrinos, amigos, vecinos y nosotros mismos recibimos servicios de salud, educación, deporte, recreación, arte, cultura, entre muchos otros, facilitados por entidades públicas y organizaciones sociales.

Aunque la mayoría de nosotros valoramos y cuidamos esos lugares comunitarios, existen personas que de forma inadecuada y maldadosa los deterioran hasta el punto de provocar su cierre e inactividad de las acciones desarrolladas en ellos; incluso se han presentado casos tan graves como la agresión e intimidación a los servidores públicos, esas personas que todos los días llegan a nuestra comuna a brindar sus conocimientos y habilidades para nuestro bienestar y disfrute.

El Parque Ambiental Popular 2 La Isla ubicado en la carrera 46 es uno de los lugares más perjudicado por los daños que le han ocasionado. Con tan solo un año de construcción y con una alta inversión para su adecuación, hoy tiene espacios tan deteriorados que ponen en riesgo la seguridad de las personas, causando además que programas como Cultura Parque, que provocaba la integración y el disfrute entre vecinos y familias con la realización de actividades culturales cada semana, no sea posible realizarlo allí porque el peligro que representan los daños hace imposible  instalar carpas, mesas y sillas; los huecos en las tablillas no lo permiten.

Otro caso muy similar es el del Parque Ambiental Finca La Mesa, ubicado en La Frontera, donde los vecinos cercanos denuncian que algunas personas aprovechan la vegetación de este lugar para tirar basuras, escombros, desechos de sus mascotas y hasta cadáveres de animales. Los centros de salud y la Unidad Hospitalaria de Santa Cruz tampoco se libran de las infracciones de algunos individuos, porque además de ser focos de contaminación donde dejan grandes cantidades de basura, al interior los servidores públicos deben aguantar los insultos, intimidaciones y agresiones de los intolerantes que recurren a la violencia para reclamar ser atendidos o protestar por el trato recibido.

Podemos citar muchos más casos de situaciones similares a esta: Casa de Justicia Villa del Socorro, la Escuela de Música, las escuelas y colegios, los gimnasios al aire libre, en fin, casi todos los lugares donde acudimos en comunidad.  

Lo importante no es lo que unos pocos hacen para deteriorar esos lugares que son nuestros,  sino lo que todos podemos hacer para cuidarlos y restaurarlos. Si bien es cierto que la Administración Municipal debe generar normas para que estos espacios sean protegidos, somos nosotros, los que habitamos cada barrio de esta comuna los que debemos vigilar y hacer posible que se mantengan en buen estado, limpios y activos con ofertas institucionales, sociales y culturales.

Podemos denunciar ante la Policía a quienes estén dañando y cometiendo actos vandálicos en los espacios públicos, sin embargo también podemos evitar que esas personas acudan a ellos apropiándonos de los lugares, participando con nuestras familias y amigos en actividades que se hagan en ellos, generando acciones con nuestros vecinos, solicitando más presencia de las autoridades y de las entidades y programas de la Administración Municipal. En fin,  reconociéndolos como parte de nuestro patrimonio y de los bienes que debemos cuidar desde lo individual con labores colectivas.

Acerca de Mi Comuna 2

El periódico MI COMUNA 2 es un medio de comunicación de la Comuna 2 – Santa Cruz, de la ciudad de Medellín. Con un tiraje mensual de 13.000 ejemplares y 16 páginas a full color, el periódico ha publicado más de 69 ediciones, algunas de ellas financiadas con recursos de la Corporación Mi Comuna, la entidad que lo administra. Desde el inicio el equipo de trabajo de este medio se propuso contribuir con el desarrollo local, social y comunitario a partir de la construcción de espacios de encuentros, es por ello que la realización de cada edición tiene como ingrediente principal la participación de los habitantes de la comuna.

Articulo relacionado

“Hubo armonía mientras ellos estuvieron”

Anteriormente el sector de La Base era conocido como Sodeca, este nombre cambió con la …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *