Fotografía tomada de www.radioreloj.cu

¿Cómo controlar el caracol africano en casa?

El caracol gigante tiene orígen en el Centro Oriente de África. Según el Jardín Botánico, es una amenaza para los seres humanos y animales domésticos por ser transmisor de parásitos que provienen de los roedores.

Esta especie tiene una concha con líneas color crema, café y violeta. Se alimenta de residuos de alimentos, cosechas, hojas en estado de descomposición, hongos, heces, papel, cartón y paredes estucadas. Al estar en contacto con roedores y basura puede causar enfermedades respiratorias y cerebrales. Según la Mesa Interinstitucional para el Tratamiento del Caracol Africano (MITCA), produce síntomas como malestar estomacal, vómito, sangrado intestinal, diarrea y una inflamación en las meninges, el tejido cerebral que cubre el sistema nervioso central. Esta especie llegó a Colombia desde el año 2010 y está en Antioquia desde el 2012. 

Para abordar este fenómeno en el país, existe la resolución 0654 de abril de 2011, donde se adoptan las medidas que deben seguir las autoridades ambientales para la prevención, control y manejo de la especie. Además la Corporación Autónoma Regional del Centro de Antioquia (Corantioquia) y la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural acordaron el protocolo, en alianza con MITCA, el Instituto Colombiano Agropecuario (ICA), el Sena y las Unidades Municipales de Asistencia Técnica Agropecuaria.

En la Comuna 2 se han identificado varios casos de caracol africano en las viviendas durante el 2020. En la Casa para el Encuentro Eduardo Galeano, ubicada en el barrio Villa del Socorro, esta especie ha tenido una presencia constante pese a una intervención que se realizó para eliminarla en 2019.


Al aparecer nuevamente durante la cuarentena se hizo el llamado al Área Metropolitana, entidad encargada para el control en el Valle de Aburrá. A causa de la pandemia con el COVID 19, esta organización se encuentra cerrada y no realiza visitas para la eliminación del caracol en las viviendas. Por esta razón, recomiendan seguir un paso a paso para eliminarlos:

  • Con el uso de guantes, tapabocas y los pies cubiertos, recoger manualmente con bolsas los caracoles de todos los tamaños, incluso conchas vacías. Se recomienda que esta acción se lleve a cabo por parte de un adulto y evitar el contacto de los niños con la especie.
  • Sumergir los caracoles en un recipiente plástico, durante cinco horas, en una mezcla de agua con un poco de sal o cal, y verificar que queden completamente cubiertos.
  • Abrir un hueco en la tierra  de 50 cm de profundidad, lejos de fuentes hídricas. Depositar los caracoles aplastándolos o triturándolos a medida que se entierran. Cubrirlos y agregar más cal 10 cm antes de tapar completamente.
  • Señalizar el lugar donde fueron enterrados y evitar que otros animales los desentierren. La zona no se podrá utilizar para siembra u otras actividades sino hasta 5 meses después.
  • Lavar muy bien las manos y brazos con abundante agua y jabón y desechar los elementos de protección utilizados durante la recolección.
  • Evite el contacto con la baba, especialmente con ojos, nariz, boca, heridas y no lo consuma.

Habitantes de la Comuna 2 denuncian presencia de estos caracoles sus sectores

Por Mariana López y Lorena Tamayo.

Acerca de Mi Comuna 2

El periódico MI COMUNA 2 es un medio de comunicación de la Comuna 2 – Santa Cruz, de la ciudad de Medellín. Con un tiraje mensual de 13.000 ejemplares y 16 páginas a full color, el periódico ha publicado más de 69 ediciones, algunas de ellas financiadas con recursos de la Corporación Mi Comuna, la entidad que lo administra. Desde el inicio el equipo de trabajo de este medio se propuso contribuir con el desarrollo local, social y comunitario a partir de la construcción de espacios de encuentros, es por ello que la realización de cada edición tiene como ingrediente principal la participación de los habitantes de la comuna.

Articulo relacionado

¿Te interesa hacer voluntariado para entrega de medicamentos?

Propuesta de voluntariado para la entrega de medicamentos al adulto mayor.

Comentar este artículo